Hacia la Educación Crítica (I): El Panorama Actual

Mucho se habla a nivel mundial de educación, del valor de ésta (tanto monetario, como social y cultural), de la necesidad de aumentar la cobertura, la calidad, la equidad de acceso, etc. Pero en esta discusión, poco se habla de la importancia de definir claramente el “para qué enseñamos”. Y para definir esto, debemos situarnos en el mundo como lo vemos hoy, que paradójicamente será distinto a lo que observemos mañana.

En la actualidad, somos “víctimas” del fenómeno de la globalización, y vemos cómo ésta afecta a la práctica y políticas educativas en todo el mundo. La globalización la podemos entender como un fenómeno que se da a nivel mundial, a través de la cual han surgido unas instituciones supranacionales, que van a encargarse de dirigir- a nivel global- los aspectos más propios de las personas, además del panorama económico, político, cultural y educativo; y cuyas decisiones determinan y restringen las opciones políticas de cualquier Estado-Nación.

Para algunos autores, los orígenes de este fenómeno, se sitúan en el período de 1971-1973, y coinciden con la crisis del petróleo; otros autores lo sitúan hace un siglo atrás. Pero indudablemente, parece ser que la crisis del petróleo es dónde se sitúa el origen del fenómeno globalizador ya que con ello se aceleraron cambios tecnológicos y económicos importantes.

Si nos adentramos más en el término de la globalización, podemos constatar una serie de aspectos económicos, políticos y culturales que caracterizan a éste fenómeno. En los aspectos económicos, se da una transición de las formas del Fordist a las de Post-fordist, un aumento de la publicidad y de los hábitos de consumo internacionalizados, flujo libre de mercancías, trabajadores e inversiones fuera de las fronteras nacionales, y en consecuencia, nuevas presiones sobre el papel del trabajador y el consumidor en la sociedad. En los aspectos políticos, observamos cierta pérdida de soberanía del estado-nación frente al poder de la  economía, y por tanto, un debilitamiento de la noción de “ciudadano” como concepto unificado y unificador. Y finalmente, en lo que a sus aspectos culturales se refiere, vemos como a través de la globalización se suscita más una cultura estándar y homogénea y, por tanto, a una pérdida de identidades.

Tanto cambio, determina una cosmovisión de mundo que cambia constantemente, pero que a la vez es cada día más universal. Los profesores ya no son los transmisores de la verdad, sino que unos meros reproductores de cosas que muchas veces no tienen sentido o “están pasadas de moda”

"A nivel cultural, podemos observar cómo está introducido el término de multiculturalismo en este contexto tan global. Asimismo, dentro del marco del pluralismo cultural encontramos una cierta contradicción, ya que estamos en un mundo en el que el individualismo y las diferencias individuales son cada vez más visibles y grandes."

Todos estos cambios influyen fuertemente en las prácticas educativas, tanto a nivel escolar como político, social, gremial, etc., además de incidir directamente en el objetivo de la educación, de acuerdo a lo que el mercado quiere; esto es: formar a los estudiantes como productores y, desde sus actitudes y prácticas, como consumidores. Y es que debido a la globalización, en el campo educativo se tiende a forzar las políticas educativas nacionales hacia un marco neoliberal (privatización).

Por otro lado, ha decrecido el papel y la influencia del estado, (muchas veces por decisión propia; otras, impuesta) y es que la formulación de política nacional/estatal a seguir está planteada por las exigencias externas de las instituciones trasnacionales.

A nivel cultural, podemos observar cómo está introducido el término de multiculturalismo en este contexto tan global. Asimismo, dentro del marco del pluralismo cultural encontramos una cierta contradicción, ya que estamos  en un mundo en el que el individualismo y las diferencias individuales son cada vez más visibles y grandes.

En definitiva, son evidentes las repercusiones de la globalización en sí misma; ya que vemos y sabemos que existe una contradicción entre lo que se pretende, y el efecto de sus prácticas, el cual se reduce a una mera reproducción del tipo de relaciones ya establecidas que tienen como consecuencia una injusticia social global y generalizada.

En educación, esto se traduce en estudiantes “alienados”, hechos en serie, que paradójicamente, a pesar de estar en un mundo cada vez más conectado somos empujados a la individualidad. Y los profesores somos los “técnicos” encargados de “traspasar” las herramientas necesarias para producir en este mundo, adornadas con contenidos universales como Historia de los buenos y malos, Matemáticas para los capaces, Ciencias para los elegidos y Ed. Física, Artes y Música para los soñadores.

Hay cosas por hacer!!!

Anuncios

Acerca de victorcortes25

Trabajo en Centro de Investigación, Experimentación y Transferencia en Didáctica de la Matemática y la Ciencia. Centro Felix Klein-USACH... esposo...músico...cristiano...pelotero

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s