Coyuntura (La Propia Temporalidad)

 

“La libertad es como la mañana. Hay quienes esperan dormidos a que llegue, pero hay quienes desvelan y caminan la noche para alcanzarla.”

                                                                                                Subcomandante Marcos

 

Quizás el siguiente texto no tenga ni la forma ni abarque el contenido con el que fue planificado en su origen, además de que sea un texto muy emocional, pero debido a las circunstancias me es imposible dejar de hacer resonar en los tímpanos de los otros esta queja que surge de un levantamiento de ciertas políticas de represión, censura y de la práctica del terror que en la sociedad chilena han aparecido con una liviandad pasmosa.

Es siempre deber de todo profesor hacerse cargo de las situaciones que acontecen en su cotidiano temporal, a esto comúnmente se le da el nombre de coyuntura, y en particular, es deber de un profesor de filosofía hacer(se) eco de estas situaciones y mostrar de cierta manera, que el construye conocimiento y no solo re-pite y re-plica un contenido. Además de que tiene una posición ética y política frente a estas circunstancias.

Es así que frente al homenaje realizado por la Municipalidad de Providencia a Miguel Krassnoff (el ángel de la muerte) y la posterior brutal represión policial sin sentido, es mi deber, poner en entre dicho las motivaciones de este hecho.

Como primer antecedente es necesario mencionar, que en Chile no se ha conseguido obtener justicia con respecto a las violaciones a los derechos humanos, los daños irreparables e imborrables de los que fueron víctimas miles de chilenos, permanecen, aún hoy, sin la merecida justicia. Peor aún se pretende cubrir con un manto de olvido, bajo la propaganda de reconciliación nacional o de unidad nacional, tratar de someter a una especie de consideración silenciosa y superflua los hechos acontecidos en este país por 20 años.

                                                                                        

En Chile, no solo se realizan prácticas anticonstitucionales (despidos injustificados, encarcelamientos preventivos, desapariciones motivadas por concepciones políticas), sino que ni siquiera puede hablarse de un estado de derecho, donde sus ciudadanos son considerados iguales, donde sus derechos constitucionales son respetados, y el contrapeso entre las instituciones o empresas y los ciudadanos se encuentra garantizado por el real ejercicio de la legalidad judicativa, es decir, que los individuos de este estado pueden recurrir a la justicia para que solucionen sus conflictos de manera pacífica y democrática, en Chile esto está lejos de ocurrir, pues, las grandes corporaciones pueden hacer y deshacer, y la protección legal parece vinculante solo para cierto tipo de ciudadanos y no para otros.

Lo anterior queda demostrado frente a la represión de la que fueron víctimas los manifestantes que el día de ayer “funaron” el evento de la Municipalidad de Providencia,  manifestación que fue realizada de manera pacífica, con alusiones a la justicia que no han conseguido, y ejerciendo su derecho constitucional a manifestarse y a la libre reunión y ejercicio de la libertad de opinión.

Creo que nunca en ningún país donde se hayan cometido crímenes de lesa humanidad, un condenado por dichos crímenes ha recibido un homenaje, no solo como homenaje sino que además realizado en dependencias municipales, dependencias que simbolizan la pertenencia a una nación, nación que componemos todos, y no creo errar al decir que dicho evento es repudiado por la gran mayoría de todos los chilenos, el señor Krassnoff fue condenado por la justicia y es reconocido por varias de las personas que él torturó, y a pesar de eso un alcalde relativiza la gravedad de dicho homenaje.

Nuestro país se encuentra convulsionado, las movilizaciones estudiantiles demandan un nuevo chile, una estructura que permita que la apropiación de los capitales por la producción y explotación de los bienes en Chile sea más equitativa, un Chile que sea mas justo, inclusivo, multicultural y democrático, pero como contrapartida y respuesta este movimiento recibe de los gobernantes indiferencia, y una clara implantación del terror como estrategia, el levantamiento de dicho homenaje cumple el rol de reavivar el miedo a las consecuencias de movilizarse y luchar, es un “recuerden las atrocidades, porque están más cerca de lo que Ud. creen.”

Ante esto no queda más que demostrar el repudio, y la clara convicción de que los ciudadanos de Chile, obreros, estudiantes, padres, madres, profesores, trabajadores todos, no dejaremos que se nos amenace, como lo ha hecho permanentemente este gobierno, no nos interesa sus despidos, sus amenazas de reprobación generalizadas avaladas por Contraloría de la Republica, lucharemos por construir un mundo diferente, porque esta lucha es para recobrar la dignidad de este pueblo, y de todos los pueblos que han sido sistemáticamente aniquilados y aplastados por las políticas neoliberales, que han practicado la idiotización planificada para tener obra de mano barata, que han contaminado y rebajado la vida a una supervivencia, a una subhumanidad,  que nos han llenado de miedo y nos han alejado de nuestros hermanos, pero esta lucha es para recordarnos que no estamos solos, que somos más felices cuando estamos con otros, y nos encontramos con otros cuando ejercemos nuestros derechos, cuando marchamos, cuando nos organizamos, así se construye un Chile diferente, un Chile que no olvida y que traza firme la senda de la libertad.

Anuncios

Acerca de Orlando López Pérez

Profesor de Filosofia de la Universidad de Santiago de Chile.

2 pensamientos en “Coyuntura (La Propia Temporalidad)

  1. El legado de Víctor Jara no es su talento artístico. No digo que no lo posea. Sus obras (musicales y teatrales principalmente) permanecen en la historia de nuestra nación, en la historia oficial. Paradójicamente es esta misma historia oficial la que nos revela verdades atroces desencadenadas en un periodo de desequilibrio total como la dictadura en Chile, entre ellas lo que atañe a Krassnoff. Ja!
    Pero decía que el gran legado de Víctor Jara no fue su talento porque definitivamente lo que me hace admirar su genio y figura es lo que muchos obvian al construir la historia de sus pueblos: la historia popular, secreta, del “bajo mundo”, la historia entre lineas, ésa que Víctor se encargó de escribir y sellar a fuego.
    El trabajo de Víctor con la gente no fue una demostración del tan bullado asistencialismo, sino que a la usanza del viejo dicho “enseñaba a pescar a quien le pedía un pescado”… en este caso ese elemento vital, ese alimento era el arte, la expresión, la comunicación, la belleza… en fin, quienes lo vivieron y lo viven aún construyen día a día nuestra ‘kultura’, que, por lo general, olvidamos…
    No, en realidad sería injusto decir que la olvidamos. Los jóvenes de hoy sabemos de qué se trata, la reconocemos, la entendemos y hasta decimos que nos gusta, pero… ¿está realmente presente en nuestro diario vivir?, ¿guiamos nuestras relaciones sociales bañadas de nuestra propia expresividad? y para quienes ejercemos la docencia, ¿incluimos esa ‘kultura’ en nuestra práctica?
    Piénselo bien…
    Medítelo, porque su estudiante también es un mundo de ‘kultura’… no se trata corregir la ‘k’ y poner una ‘C’ en su lugar, se trata de entender que son dimensiones distintas que conviven en una misma realidad y que por conflictos históricos y abusos de poder han establecido un abismo de distancia.
    Observemos nuestra riqueza y la de quienes nos rodean. Repliquemos no los sistemas sino que las buenas intenciones. Cultivemos en nuestro espíritu el legado de Víctor, que no calla ni a punta de balas, tortura, clasismo ni homenajes burdos.

  2. Labbé no entiende nada de lo que pasa…

    “…las mentes modernas vencieran la célebre batalla que libraron con los antiguos, una crisis de los principios racionalistas y humanistas que compartían el capitalismo liberal y el comunismo y que habían hecho posible su breve pero decisiva alianza contra el fascismo que los rechazaba.”
    _Eric Hobsbawm_

    Hace tiempo me sentía con la necesidad de escribir con respecto al tema que clama a este individuo. Refiriéndome a éste como unidad independiente, frente a otras unidades, el también dudoso resto que lo acompaña, que pareciera ser el extremo más retorcido de esta sociedad. Partiré enunciando que en el año 2008 el alcalde proyecta expulsar a tribus urbanas desde sus dominios. El plantear la expulsión de “cierta gente” del espacio público, asumiendo que cierta característica significa la premisa de que el uso del espacio público puede ser decidido por cierta elite gobernante al margen de la forma espontánea de actuar de los ciudadanos.
    Ya desde aquella descabellada intervención, y actualmente cuando de seguro, movilizaciones estudiantiles, tomas y manifestaciones sociales lo perturbaban de sobremanera, cuando sin duda no contó hasta diez antes de siquiera anunciarlo, cuando coloquialmente como se dice, “se le subió la sangre a la cabeza” y quiso decidir como dueño y patrón de una comuna, apuntándole al epicentro de la discusión que despertó y empujó a la mayoría de los chilenos provocando marchas, enciende con bencina el fuego de la rabia desde hace meses, de miles de ciudadanos en la calle: la lamentable desigualdad existente, homenajeándola en “su” comuna cerrando “sus” colegios a los que no residan dentro del perímetro que por supuesto, problemas de recursos no tiene. Sin ningún tipo de vergüenza, además se vincula y apropia de liceos que no surgieron con él, que son destacados gracias a la calidad y excelencia que estudiantes periféricos, quienes atravesaban todo Santiago para llegar a ellos se lo han ganado, a través de esfuerzo se ha conseguido esa condición … no de la comuna de Providencia!!! sino que se ha consolidado desde toda la Región Metropolitana.

    Retomando al resto, y lo que la actualidad hoy reclama, su fuente directa: la derecha. Si bien ha intentado esforzarse por renovar su pretérito, declarando que ahora es democrática y liberal. Si fuese así, basado en que hay gente involucrada y enfocada a la ayuda social, que más allá de que nos guste o no, intenta ser de una u otra manera la pronunciación a una respuesta.
    Varios, aún nos permitimos no banalizar lo ocurrido en contra de los derechos humanos practicados por la dictadura, donde aquellos personajes eran capaces de las peores crueldades. Brutalidades que también fueron parte de la dudosa trayectoria de Krassnoff condenado hasta el día de su muerte y más. En la actualidad, es verdad, hay incapacidades, injusticias y enorme ignorancia al respecto, pero comparar cualquier hecho es desequilibrado, en beneficio de nuestros tiempos.

    Qué extraño entonces, Labbé aparece como el ícono público más oscuro de aquella siniestra realidad. Y es lo que genera aún más dudas acerca de la veracidad de la redefinición que presume la derecha y sus nuevas pronunciaciones como democrática y liberal. Al asumir a este personaje ex agente de la policía asesina política entre sus filas no sólo traiciona la confianza, si no, que además es un signo de fracaso, pues en cualquier democracia como debiese ser, este individuo no podría caminar tranquilo sin respuestas de rechazo y rabia en las calles. En ellas, las verdaderas democracias, la gente no sólo tiene memoria, también tiene acceso a la información y lo principal, respeto por el ser humano. Acá, el rechazo y la rabia terminan volcándose hacia nosotros mismos. Habla de un país de “derrumbados” si no se piensa como él, que fue exactamente lo que hizo en sus célibes años: derrumbar al que piensa diferente.

    Esperemos que al menos en el gobierno exista cierta pisca de vergüenza y quizás algo de pesadumbre, pues recientemente un alcalde de sus comandos celebró un acto convocado por él mismo sin presentarse,hace declaraciones miserables y convoca a las fuerzas especiales a reprimir en un sector totalmente residencial, sin importar que hubiesen familias, niños y ancianos y sin haber ninguna necesidad de hacerlo. Este sujeto, amigo de un individuo que tiene más de cien años de cárcel, que se ha homenajeado para hacer tambalear la paz social. Pues al parecer es eso lo que se quiere lograr: encender el fuego para justificar que deban regresar, con la brutalidad de antaño y fuerza de artefactos de “defensa”, invalidando y terminando con toda posible razón existente.
    A propósito de perder la razón…con noticias como que Bulnes elimina obligatoriedad de Música y Artes Plásticas en Educación Básica, sólo me queda preguntarme ¿Qué rayos está pasando en este país?… Ojalá, como dice el expositor de este tema, “ojala se logre algún día crear el proyecto de un Chile que no olvida y que trace con firmeza la esforzada senda de la libertad”. Una senda que hoy se asoma diseñada, pero que finalmente se convertirá,esperemos pronto en Obra!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s