¿Subestimamos a nuestros estudiantes?

Esta es una columna miscelánea que busca tanto diagnosticar problemas y vicios que se viven día a día en la docencia como reflexionar teóricamente sobre esta misma; este primer artículo se divide en tres, y cada parte es la primera parte de una entrega mas amplia:

El problema de Wikipedia [Primera parte]

Wikipedia se ha convertido, de un tiempo a esta parte, una de las fuentes de información mas vastas de la red global y a la cual una gran cantidad de personas (básicamente, todas aquellas que poseen una conexión a Internet) tienen acceso. Wikipedia es un fenómeno increíble, en ella, cada persona que lo desee y estime conveniente puede editar los contenidos que ya existen o agregar otros nuevos. Generalmente los temas allí expuestos cuentan con una bibliografía que los respalda aunque, sin embargo, algunas veces eso no ocurre así. Por ello, es un arma de doble filo, una fuente de información valiosa y rápida a la vez que una fuente de desvirtuación de contenidos o una fuente imprecisa de información.

Pongo un ejemplo sacado de la realidad; un profesor dio un trabajo de investigación, dio un tema a los estudiantes y dio un pequeño plazo de entrega, algo así como dos días. Previo a eso, el profesor edito la entrada de Wikipedia que contenía ese tema y coloco dos líneas de una canción en medio del texto; para luego poder distinguir a quien solo copio la información y quien la reviso con mayor cautela.
Pues bien, producto de la inmediatez y facilidad con que un estudiante accede a la información probablemente ni siquiera se de el tiempo de chequear si la información esta correcta; peor aun, probablemente no cuente con las herramientas que le permitan realizar tal chequeo; entonces, ¿basta con que el profesor realice aquel ‘truco’ para poder ‘pillar’ a los estudiantes? ¿No debería, acaso, el profesor, enseñar a filtrar aquella información obtenida de Wikipedia para lograr un mejor sistema de trabajo?

Por otro lado, el problema que con Wikipedia sufren las personas ávidas de información es que comienzan a navegar en un tópico en particular y terminan en algo diametralmente diferente (en particular me ha pasado, una vez comencé buscando los mecanismos de defensa de Freud y de la doctora Melanie Klein, y termine estudiando sobre el origen de los sacrificios hebreos, los chivos expiatorios y los hijos de ángeles y humanos, en fin). Me pregunto, ¿será deber del profesor, mover al estudiante hacia una comprensión de las infinitas posibilidades que le entrega un sitio como Wikipedia (por nombrar el mas emblemático, quizás) al momento de investigar o es esa una tarea que debe delegar hacia la educación del hogar?
Creo, que el tema de las nuevas tecnologías que se incorporan al aprendizaje es, a ciencia cierta, una responsabilidad del docente y debe ser abordado de una manera un poco mas seria que la que muestra el ejemplo anterior (que sé que no es ni el primer ni el ultimo caso).

"Los padres intentan a toda costa que el hijo avance velozmente a través del colegio, muchas veces para poder alardear sobre sus capacidades; si la niña no se casa joven se queda solterona, pero si no estudia es estúpida y no le es muy fácil que digamos obtener trabajo; en fin, nos dicen qué debemos hacer, qué debemos tener y en qué momento debemos hacerlo y tenerlo."

¿Subestimamos a nuestros alumnos? [Primera parte]

¿Cuándo debe repetir un estudiante, cuando debe avanzar al próximo nivel?
Según entiendo, para que un estudiante apruebe el curso y pueda pasar al siguiente debe comprender a cabalidad cierto porcentaje de contenidos y ser capaz de expresarlos ya sea de manera oral o escrita. Sin embargo, suele suceder que durante los primeros cursos de educación básica prácticamente ningún niño repite un curso; no solo porque de ocurrir aquello la madre se rasgaría las vestiduras y arañaría la piel mientras se lamenta, sino también porque en Chile, muchos establecimiento tiene el vicio de ver contenidos repetitivamente año tras año y no precisamente pensando en ir profundizando poco a poco cada uno de ellos.
En Chile además, muchos establecimientos tienen en los primeros 4 o 5 cursos básicos un solo profesor, el profesor jefe, que es quien ve cada contenido e imparte todas las asignaturas. No solo eso: moldea los horarios a su antojo y prioriza ciertas asignaturas en desmedro de otras; simple ejemplo: mas matemáticas y lenguaje en lugar de tecnología o música cuando ya se esta cerca de la rendición del SIMCE. Por ende, es para aquel docente muy simple el trabajo del año a año, sobre todo si, además, puede tomar el mismo grupo de niños dos o tres años consecutivos. Por otro lado, cuando esto no ocurre, el profesor nuevo que toma un grupo también prefiere no fiarse de los contenidos vistos por su colega y verlos nuevamente desde cero. Así las cosas, los estudiantes pueden fácilmente llegar a octavo básico sin conocer de notas rojas ni haber repetido nunca un curso (lo que esta bien para un estudiante aplicado; pero aquí quiero tratar al otro estudiante, a aquel que no precisamente se destaca por sus evaluaciones). Luego de esto no podemos pedirle al estudiante que tenga una iniciativa propia a la hora de investigar o aprender mas si durante años el profesor le mostró que el método que funcionaba era el de tomarlo por estúpido y enseñarle una y otra vez cada cosa esperando que al menos una de 6 veces lo lograra entender. Para concluir este tema me pregunto ¿no seria mejor, quizás, que si un estudiante no sabe leer ni escribir en primero básico (asumiendo que este sea un requisito para aprobarlo, caso hipotético; no tengo a mano los planes del ministerio) repitiera el curso entero con el fin de que luego avance mejor preparado por los demás niveles? Recordemos que uno de los principales problemas del chileno es que no comprende lo que lee.

Educación para la vida [Primera parte]

En la vida existen muchos supuestos que una persona debe cumplir para llegar al éxito y la felicidad: salir del colegio a los 18 años (ojala 17), entrar a la universidad (ojala de Chile o Católica), estudiar una carrera tradicional (derecho, medicina, ingeniería), trabajar, comprarse un auto, casarse, tener familia, y criar a sus hijos de igual manera que sigan su ejemplo. Para mi, en otras palabras, venir al mundo a comer, cagar y dormir, pero rapidito, porfa’. Quiero detenerme en el primer supuesto de todos, salir del colegio a los 18. ¿Qué sentido tiene eso?, ¿es acaso mejor un estudiante que termina antes el colegio que uno que se demora quizás 1, 2 o hasta 3 años más? ¿Es el estudiante promedio que sale a los 18 más ágil, inteligente, o tiene superpoderes? Me inclino a pensar que no (quizás debí haber salido a los 18, tal vez hoy podría volar o tendría visión láser).
La televisión, los Mass Media y otras tantas cosas (creencias antiguas, saberes populares trastocados) nos hacen pensar en aquellas ideas de felicidad; la publicidad hace al joven querer un auto para ser exitoso y conseguir a la chica del comercial; los padres intentan a toda costa que el hijo avance velozmente a través del colegio, muchas veces para poder alardear sobre sus capacidades; si la niña no se casa joven se queda solterona, pero si no estudia es estúpida y no le es muy fácil que digamos obtener trabajo; en fin, nos dicen qué debemos hacer, qué debemos tener y en qué momento debemos hacerlo y tenerlo; de ahí la frustración que sufre un niño al tener que repetir un curso, tener que repetir el año escolar entero. De ahí las burlas que recibe, se le acusa de flojo, de tonto, de inepto. De ahí las clasificaciones sociales; repitente, quedado, etc.
A mi juicio debiéramos enseñarle a los niños, y jóvenes, precisamente a resistir toda esa imposición social que los rodea, desde enseñarles a resistir las exclusiones sociales hasta enseñarles a no excluir socialmente; desde aguantar las burlas a no burlarse; pero por sobre todo, a entender que la gran parte de aquellos supuestos de la felicidad no tiene base y son eso nada mas, supuestos. Transmitirles que cada persona tiene su ritmo y capacidad de aprendizaje, de adaptación; sus propios sueños y anhelos y que realizarlos no los hará ni hippies ni vagos; todo lo contrario, los hará exitosos; porque exitoso es aquel que consigue lo que se propone y si se propone montar un carrito afuera del metro y lo consigue, entonces ese, ese es un estudiante exitoso y capaz de lograr lo que se propone.

Por ultimo, para terminar esta entrega, un ejemplo más: un joven repite un curso y su madre le dice “¿pero como me hiciste eso?; el joven le responde: ¿Qué te hice mamá?, ¿qué te hice?”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s