Los síntomas y desafíos que nos plantean los estudiantes en la posmodernidad

En la época que actualmente vivimos el estudiante es desconcentrado, ido, choqueado, “en otra” y mediatizado. Es difícil que alguno de los jóvenes de hoy, colegas, sea capaz de escribir uno o varios tratados en un tiempo relativo como lo hacían los modernos. Si antes se escribía, en cartas, cuadernos de notas, biografías, reflexiones, etc; hoy la escritura típica del posmoderno, es para mí, la de twitter y de facebook. Cuyos componentes están basados en reacciones mediadas en corto espacio, pocas palabras – en la mayoría de los casos con problemas de ortografía y redacción – y a eso se agrega un amplio uso de la imagen, que conlleva tales enunciados[1]. Información a mil revoluciones por segundo, o más preciso, información a la velocidad de la luz – no es metáfora, es literal – un bombardeo enorme nublador de la razón, el juicio y ante todo la reflexión. Por lo mismo la escritura de este nuevo sujeto-estudiante es la de un des-centrado, desde sí mismo carece de los hilos conductores propios de un trabajo meditado y bien asumido, transformándose en un sujeto que escribe desde la lectura instantánea que hace, una escritura que resulta simplona, carente de pensamiento y crítica. La postura del lector ante su escritura no es crítica, es sumisa. Es una escritura estomacal-subjetiva, carente de toda reflexión.

Irrisorio referente mediático

Reflexionar es para mí, un gesto de tiempo amplio, introspección, lectura y síntesis. Los tiempos que vivimos no nos dejan tales espacios. Por ello el estudiante se transforma en un mero agente consumidor y reproductor de discursos institucionalizados, hegemonizados, autorizados de la academia o la crítica “especializada” a la cual aspiran ingresar, ya sea marchando tras ellos o bien, desmarcándonos en la lucha por la hegemonía. De cualquier forma, el escritor de hoy es el resultado de una mala educación de la sociedad de consumo. Corto y acotado, información superficial, descripción mal intencionada del suceso, etc, una escritura que si sumamos es muchísima, fragmentaria a la velocidad de la luz, y a la misma se olvida, cuyo juicio es un simple “me gusta”. ¿Producción de escombros? No hay tiempo, el tiempo se transforma en algo que se debe ganar, ¿vale la pena ganar/perder tiempo en escribir?

El cambio de época es evidente, Déotte sabe muy bien desde su crítica al museo, que pasamos de la modernidad a la posmodernidad, y casi pasamos por alto todo esto. Los síntomas[2] o señales de la nueva época tienen que ver con cómo “la informatización del saber y de la memoria”, son el surgimiento de una nueva “superficie de inscripción”, en donde el “discurso ha aprendido a encadenar sobre lo no-discursivo  y sobre los archivos” (Déotte, 134-135). Y además con la “incapacidad de instalar un movimiento de la formación de la sociedad”, o sea, “la ausencia de destino de las singularidades; tanto la crisis de la memoria colectiva como la irrupción del asesinato en masa; tanto la hipótesis de la suspensión del mundo como la ficción del apocalipsis” (Déotte, 135). Lo que Déotte nos quiere decir, es que los saberes o conocimiento pasan a ser informatizaciones instantáneas, lo mismo que con la memoria; que deviene además en una crisis de la memoria colectiva. Ambas formas de rememoración están jaqueadas, en crisis, a causa de los desplazamientos e informatizaciones. Ahora bien, este desmantelamiento del cuerpo cívico genera según Déotte, el efecto de que los sujetos ya no pueden “encontrar en el arte su destino, sino sólo la pregunta por este último. En que el crimen, la destrucción, la disolución de las comunidades no-políticas era la fuente de los bienes culturales” en donde la mutilación de los héroes y muerte de los dioses impide todo tipo de “identificación colectiva en provecho de una ensoñación del interior, ocupándose de la ficción de la pérdida de todo referente externo” (Déotte, 135).

El arte – como la religión – en la posmodernidad ya no es capaz de integrar al sujeto, pues esta época se disocia consigo misma, en que la cultura es colección de colecciones. Esta disociación de la posmodernidad consigo misma se traduce u observa en la creación de bienes culturales, la cual tiene en Déotte un doble movimiento contradictorio, por un lado es desmovilización de la humanidad, y por el otro un tipo diferente de movilización expresada en el lenguaje, la información y la comunicación. De ahí que un principio sea la “movilización total”, la cual se mantiene a sí misma como voluntad, hasta “movilizar nuestro mismo sitio, el lenguaje, por la información, por la comunicación…y al mismo tiempo abandona y deja eriazos sitios considerables: bienes (de culto), territorios, idiomas, etnias, Estados-Nación, etc” (Déotte, 139). Déotte también deduce en base a este cambio de época, que ahora es posible encontrarnos con desplazamientos tales de nuestra época, en que “ el fin de la tradición oral, el fin de los territorios, la industrialización, la mundialización, hacen posibles una cosmética general” (Déotte, 138). Estos son los resultados de los síntomas de la nueva época, la emancipación posmoderna está en base a la idea de la falta de alteridad, en tanto se manifiesta como “flujo entramado”, cuya movilización se caracteriza por un movimiento “desde y con” el centro hacia nuevos márgenes permeables. En el fondo la tesis que Déotte plantea acerca de esta nueva emancipación moderna, cuyo signo es la movilización, genera un cambio en la ruina; ruinas que ya no son las “idolas” de Bacon, sino más bien un flujo de cambio en la movilización total que “redefine contantemente sus límites (lo inmovilizable) y genera su sombra caricatural (su desestimiento)” (Déotte, 139). No puede haber nada fijo, nada permanente, ni siquiera las personalidades en formación de los estudiantes, las cuales, hoy muy poco les queda de colectivas e individuales, sino que son partículas en desplazamiento.

La posmodernidad se transforma, como época sintomática, en un escollo, en un complejo y una dificultad mayor para nosotros, como futuros docentes. Pero es también un desafío. En un artículo anterior mencioné idealistamente que el arte, era una forma de levantar los niveles de consciencia de los jóvenes y ennoblecerlos, además de generar en ellos la posibilidad de formarse como sujetos críticos, ahora sigo en esa línea, pero más acotada a nuestra época, pues para llegar a generar en ellos ese interés por el arte, es necesario “darles tiempo”. Me refiero a que sus consciencias logren “diferir el tiempo”, que logren un lugar apartado, que les permita integrar en ellos las millones de estimulaciones informativas, de los medios y la publicidad, que a cada segundo les llegan. El profesor de estos tiempos, tiene que generar ese “inter-espacio”, ese lugar para desarrollar en los estudiantes la capacidad de reflexión. En el caso de los profesores de lenguaje, tenemos que tomar las expresiones simbólicas virtuales que permean diariamente en la comunicación activa de nuestros estudiantes, y transformarla en una forma crítica de acceder al conocimiento. Esta es una nueva arista o punto de partida, como profesores de las décadas que vienen – carentes de toda filosofía – esta es una forma de sanar en nuestros estudiantes los síntomas que nuestro tiempo acarrea, es precisamente la labor pedagógica.

Bibliografía:

Déotte,  Jean Louis: Catástrofe y olvido. Santiago, Editorial Cuarto Propio, 1998.


[1] Podríamos llamar “enunciados” a lo que los jóvenes escriben en las redes sociales, pero más que eso, son seudo-enunciados informativos, en los cuales expresan cosas tan banales como: “me estoy tomando un café”, o bien “me siento solo”, etc. Expresiones subjetivas, en donde algunas rayan en lo patético y absurdo. Sin embargo, tales “estados” son normales, y los jóvenes se comentan entre ellos eso, sin llegar a ninguna verdad nueva, sino que más de lo mismo. Eso por un lado, por el otro, la alta mediatización que sufren los estudiantes, y digo sufren, porque no tienen más alternativa. Aquí llegamos al enunciado propiamente seudo-informativo, expresan digamos “sucesos instantáneos” que reproducen de otros medios dudosos, como los diarios online, incluso los diarios oficiales como “Las últimas noticias” o “La segunda”, los cuales dejan mucho que desear. Es en fin, la expresión simbólica virtual como forma de comunicación activa entre los jóvenes, un tipo de expresión-enunciado escrito, que carece de los formalismos propios de la escritura, cuyas temáticas nada tienen que ver con el conocimiento. Es una forma oral de comunicación traspasada a la escritura.

[2] Síntoma o señal como marca que expresa la enfermedad de la época, luego de un proceso de “auscultación”, que es análoga a la reflexión.

Becas v/s Vocación

 

Ya son dos años desde que el Gobierno de Chile impulsó la campaña Beca Vocación de Profesor.

"También creo que el Gobierno debe tener en cuenta que la buena formación pedagógica no sólo conlleva un buen profesor, sino que un buen plan de estudio y programas que desarrollen las aptitudes de los estudiantes. Por lo mismo, si las bases curriculares siguen como están y no se realizan nuevas reformas que ayuden a mejorar la educación, no sirve que los profesores estén capacitados, si el sistema no los acompaña"

El ideal de esta beca es potenciar a los buenos estudiantes del país para que elijan carreras de educación, así la calidad de los profesores será mejor y los estudiantes tendrán una mejor formación. Esta idea tiene lógica, ya que si los pedagogos tienen buen nivel, es de esperar que su metodología sea también de un nivel alto y que sus estudiantes sean mejores.

Para acceder al beneficio, los alumnos deben obtener en la PSU (Prueba de Selección Universitaria) 600 puntos o más y así la beca cubre el 100% de la matrícula y del arancel de la carrera. Los que tengan más de 700 puntos tendrán, además, una mensualidad de $80 mil (pesos chilenos) y para los que ingresen con más de 720 puntos, se suma el financiamiento de un semestre de intercambio en alguna institución extranjera.

Hasta acá todo bien, el problema de esta iniciativa, a mi parecer, es que no contempla todos los aspectos que influyen en una buena formación pedagógica, ni certifica que los buenos estudiantes escojan estas carreras en base a su vocación pedagógica, ni que posterior a su titulación sean buenos en la práctica. Es cierto que muchos estudiantes cuando son jóvenes y no tienen claro a que se van a dedicar, se ven influenciados por factores de dinero, familiares o por lo que le dice el medio en que se educan. Puede que muchos estudiantes si sean buenos profesores en un pronto futuro y que este incentivo sea el impulso para que ellos realmente potencien sus habilidades y hagan de este país un lugar mejor. Pero también es cierto que muchos de ellos, sólo escogen esta opción porque Chile es uno de los países donde la educación superior tiene los aranceles más altos a nivel mundial, donde la educación superior es un privilegio de pocos y que el acceso a la educación gratis es algo que se debe aprovechar.

También creo que el Gobierno debe tener en cuenta que la buena formación pedagógica no sólo conlleva un buen profesor, sino que un buen plan de estudio y programas que desarrollen las aptitudes de los estudiantes. Por lo mismo, si las bases curriculares siguen como están y no se realizan nuevas reformas que ayuden a mejorar la educación, no sirve que los profesores estén capacitados, si el sistema no los acompaña.

Pienso que aún falta mucho que hacer y solucionar, no sólo en la beca, si no que en todo lo que involucre hacerse cargo de algo tan importante como la formación de futuros profesores y tomar conciencia de que muchos (incluyendo quienes pagan por estudiar pedagogía) no están capacitados psicológicamente para enfrentar el mundo al cual se enfrentarán.

Quizá es sólo mi parecer, quizá los estudiantes que opten por esta oportunidad si serán buenos profesores y lograrán un buen desempeño a nivel pedagógico y aportarán con un gran avance al país. Algo que espero ver en tres años más, cuando estás generaciones salgan al mundo laboral.

Interesante Conversación con un Niño

Hace un tiempo me mandaron esta conversación por chat entre un profesor y un estudiante de 7° básico. Es interesante para analizar. Si bien entrega un mensaje bonito, también tiene reparos y sería bueno que los discutiésemos. Les dejo la conversación íntegra. ¡Ah! y una pregunta… ¿la mala ortografía es reflejo de algo?

Atte.

Profesor Aldo Lobos

E: y k a sido de su vida?
P: ¿qué HA sido? todo bien he estudiado mucho.
E: no se cansa de enseñar jajajja
P: no, nunca
E: pero ¿ningun problema?
P: ninguno
E: ke weno. Siga así y le prometo k va a ser muy exitoso, le deseo toda la suerte posible
P: Eres tú el que no se puede perder… tú si que vas a ser alguien exitoso… yo confío en ello… qué tienes pensado hacer cuando salgas del colegio?
E: primero voy a estudiar telecomunicasiones y despues informatica
P: quieres ser ingeniero en informática?
E: sip, es que me gustan los computadores y todo relacionado con ello
P: y las matemáticas???
E: seee tambien, me a ido bien con las matematicas
P: ya, por ese lado tienes que tomarlo! no dejes la lectura de lado, pero ponle énfasis a las matemáticas.
E: con la lectura me ha ido super bien, y he sido llamado para leer lecturas en frente del colegio, leo fluido y rapido, siempre me e especialisado en la lectura, desde chico k leo bien, supere mi propio record en lectura rapida
P: ¡qué bueno! yo te voy a enseñar un secreto
E: ya
P: el verdadero arte de la lectura se oculta más allá de lo que podemos ver… es importante saber leer, es importante que leamos de forma fluida y es importante que entendamos lo que leemos… pero MUCHO más importante es que descubramos los mensajes ocultos que nos dan los libros… quieres un ejemplo?
E: ok
P: conoces el cuento de Frankenstein?
E: algo
P: más o menos de qué se trata?
E: de un cientifico k le da vida a un ser
P: exacto! y conoces la historia de Pinocho?
E: si
P: de qué se trata?
E: de un niño k cobra vida y sueña con ser un niño de verdad
P: ves algún parecido entre estas dos historias?
E: ya entiendo lo k me kiere decir. creer en un objetivo lo mas dificil k sea y seguirlo hasta conseguirlo
P: bien! primer mensaje recibido… vamos por uno más complicado! quién creó a Frankenstein?
E: un cientifico kien todos lo consideraban loco
P: buena!!! y quién creó a Pinocho?
E: un carpintero k keria tener un hijo a kien tambien lo consideraban medio loco
P: increíble! muy bien! ahora… sabemos que el científico y el anciano tienen dos cosas en común
E: la otra yo se k es!
P: a ver? qué tenían en común un científico “loco” y un anciano??
E: k crearon algo k parecia imposible
P: sip, pero por qué? qué los motivó a hacer lo que hicieron?? qué sintieron en sus vidas?
E: soledad
P: :-D!!!
E: kerian alguien k los acompañara
P: buena! entonces, decidieron INVENTAR a alguien, no? ¿Cuál es la ventaja que ellos veían al inventar a alguien?
E: k iban a ser normales
P: Normales? en qué sentido? qué significaba para ellos ser “normal”?
E: k no iban a pasar indiferentes a los demas
P: y no podrían haber logrado eso sin la ayuda de su invento? acaso la gente que ya existía no era suficiente para ellos?
E: no, necesitaban algo propio
P: Genial!!! última fase…El monstruo le pidió al científico que le creara una mujer, porque se sentía solo…
E: si..
P: Pinocho, por su parte, le pidió a Guepetto q lo transformara en un niño de verdad
E: si…
P: pero como Guepeto era viejo, no podía, así que le dejó la misión al hada madrina
E: si…
P: El científico y el hada madrina podían cumplir el deseo de sus invenciones
E: de crear vida
P: Exacto! pero el científico decidió que no lo haría y solo accedió a hacerlo el hada madrina. El “papá” del monstruo dijo que NO, y el “papá” de Pinocho dijo que SI
E: si..
P: El científico muere y Guepetto se salva de ser comido por una ballena… ambas personas terminaron teniendo un desenlace horrible, aún cuando ambos les dijeron cosas distintas a sus creaciones
E: haaaa
P: ¿Cuál es el error que cometieron?
E: k debian aberlos apoyado
P: antes de eso… porque uno lo apoyó y otro lo abandonó cuando ambos deseaban solo una cosa.. ¿Cuál es el grave error del Dr. y de Guepetto? qué no deberían haber hecho nunca?
E: crearlos?
P: Exacto! ahora… ¿por qué?
E: porke ellos iban a sufrir
P: ¿y por qué iban a sufrir? Si Pinocho fue feliz cumpliendo su deseo, el monstruo también podría haberlo sido… ¿cuál es el segundo error del Dr. que deja al descubierto la razón por la cual NUNCA deberían haber INVENTADO a alguien?
E: porke no sabia como apoyarlo…
P: no sabía o no quería?
E: no keria
P: ¿Por qué no quería crear a una hembra para el monstruo?
E: porke la gente los iban a tratar como mounstro y para no hacerle daño decidio no crear una hembra
P: ¿En serio crees que un científico loco tenía una intención tan noble?
E: mmm… no
P: Entonces por qué le dijo que no al monstruo si eso es lo que aquél deseaba? ¿Quién creía que era el científico cuando tomó esa decisión?
E: mayor a esa persona, con mas autoridad
P: es decir… (redoble de tambores)
E: dueño!
P: Notable!!! Te dejo una tarea para pensar?
E: ok, que me tengo k ir a acostar
P: Si el científico tomaba decisiones por alguien que él se inventó, al igual que lo hacía Guepetto, ambos se creían DUEÑOS de la voluntad del ser que inventaron… entonces ¿cuál es la otra enseñanza que nos deja el cuento? No me respondas ahora. Piénsalo bien. Buenas noches!
E: No profe, si no es dificil, la moraleja es k ai ke dejar k las personas tomen sus propias decisiones
P: 🙂

[…]