La Necesidad de Certezas [por Ginette Díaz]

“Te quiero porque tus manos trabajan por la justicia (…)

Te quiero por tu mirada que mira y siembra futuro (…)

Te quiero porque tu boca sabe gritar rebeldía.”

Mario Benedetti

?

"Ser agente de cambio implica poseer la voluntad ya la capacidad de cambiar lo que se hace. Tenemos la capacidad, tenemos los medios, ¿qué falta?, voluntad, nos faltan certezas. La educación se puede cambiar, desde abajo, desde lo más pequeño (pero no menos importante) pero creyendo en que podemos lograr un proyecto nuevo, uno propio."

De certezas se mueve el hombre, dicen. Los ayuda a seguir, a mantener las expectativas, a continuar su rumbo. Las certezas nos mueven a todos y a todas, las necesitamos.

Al respecto me pregunto, esta máxima ¿aplica en todo ámbito?, pues debería, ya veremos que no.

La forma en que materializamos el compromiso que -como estudiantes universitarios- realizamos en la compleja realidad social de la que somos parte da cuenta de una eminente falta de certezas. Por lo general actuamos como resistencia, no como agentes de cambio. Nos conformamos con la noción (que ambigua palabra) de ser sujetos críticos y de hacer la crítica, no tan solo hablarla (al menos). La revolución habla por mis manos, dije alguna vez ante una crítica prepotente. Pasa el tiempo y menos convencida estoy de ello.

Una resistencia no tiene proyecto político, por definición no la tiene. ¿Será necesario otorgarlo?, he ahí un cuestionamiento constante. Si compartimos la crítica a un sistema educativo excluyente, con nefasta preocupación por el desarrollo docente, con sus problemas de acceso y de desigualdad, entre muchos otros, ¿qué hacemos por cambiarla?

Como estudiantes universitarios (más aún como sujetos sociales) ¿somos agentes de cambio?, nuestro trabajo social ¿nos otorga esa denominación?, al parecer no, pues no le otorgamos apertura y protagonismo a nuestro trabajo, porque seguimos entendiendo el sistema educativo como un obstáculo insalvable, con resistencias demasiado asentadas en una burocracia institucionalizada por mecanismos más que conocidos.

Pero claro, se entiende; vivimos en una democracia liberal contemporánea que produce una lucha por la consecución de una hegemonía ideológica y política que se apropia de términos ”apolíticos”. En esta democracia moderna, aquella liberal, se da lugar una lógica de momento post-ideológico, con la usual frase “esto va mas allá de derechas e izquierdas”. Postura “apolítica” es la que está contenida, por ejemplo, en el discurso centrista del populismo de derecha y que nosotros, como estudiantes,  hemos reproducido, dejando de lado la discusión. El hacer la crítica nos superó. Lo “políticamente correcto” es no hablar de política.

Esa forma de entender el trabajo social nos sitúa en una posición difícil ¿Cómo pretenderemos ser agentes de cambio?, una certeza puede ser la respuesta. No importa qué tan exitoso sea nuestro trabajo en el tiempo presente, no importa si nuestras organizaciones sociales sucumben ante la deserción o los problemas financieros, si nuestra profesión tiene nula o poca retribución. Para el resultado final no importa el resultado de lo inmediato, lo trascendente es lo que pretendemos lograr con esto, lo que queremos cambiar, debemos avanzar desde de la identidad de resistencia a una identidad de proyecto (de proyecto político). Esa debe ser nuestra certeza, tener la certeza de su posibilidad.

¿Cómo lo hacemos? Pregunta del millón. Pues algo de ello se lee en este blog, los proyectos de pedagogos que he conocido (grandes compañeros vida y de labor) otorgan visiones desde la sala de clases; desde la tierna, loca y creativa práctica docente que han iniciado. De eso se trata, son muchos los campos a abordar;  promoviendo al reflexión crítica en  el aula (como lo dice Claudio Aeloíza en este blog), dotar a nuestras organizaciones sociales de un proyecto educativo y de sistematizar la apertura de la Universidad, y no tan solo a partir de las (loables) iniciativas estudiantiles, la apertura debe ser un lineamiento estratégico, que se materialice en el trabajo cotidiano.

Hace un tiempo atrás quise ser pedagoga, estaba convencida de ello. Pero algo me faltaba, en el transcurso de la carrera me di cuenta, la vocación no es tan solo una linda palabra. Mi interés, entonces, se volcó en otro ámbito, la Administración Pública. Desde allí es de donde les hablo, la organización de nuestro sistema educativo no implica tan solo un eficiente y eficaz manejo de recursos, también considera a la administración trabajada por y para las personas, nuestro saldo (ojalá siempre a favor) es el capital humano.

La política pública, entendida bajo este prisma, debe ser permeable y acorde a las necesidades sociales; es un proceso decisional, un ámbito complejo que no solo responde a preguntas básicas del qué y cómo, sino también el por qué. Quien debe responder esa última pregunta son los agentes involucrados, ¿no? ¿Somos capaces de hacerlo nosotros?, ¿nos sentimos reales agentes de cambio?, los docentes que aquí escriben así se deben sentir, es algo intrínseco a la pedagogía. Ser agente de cambio implica poseer la voluntad ya la capacidad de cambiar lo que se hace. Tenemos la capacidad, tenemos los medios, ¿qué falta?, voluntad, nos faltan certezas. La educación se puede cambiar, desde abajo, desde lo más pequeño (pero no menos importante) pero creyendo en que podemos lograr un proyecto nuevo, uno propio. Nos falta creernos el cuento.

¿Muy difícil dicen ustedes?, lo es menos si consensuamos en lo esencial, en la certeza. Es posible hacerlo, ningún sistema es tan inmenso ni tiene obstáculos tan insalvables como para creer lo contrario. Es posible, y su obtención depende de nosotros, de todos.

Ginette Diaz Castro

Estudiante Administración Pública
Universidad de Chile
Secretaria en Preuniversitario Popular Víctor Jara
Anuncios

Acerca de Aldo Lobos

Profesor de Lengua Castellana y Comunicación en Colegio Técnico-Profesional Aprender de La Pintana. Máster en Didáctica de la Lengua y la Literatura en la Universidad de Barcelona. Tutor en Preuniversitario Popular Víctor Jara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s