Cómo desarrollar compromiso en los docentes (I)

En esta entrega abordaremos cuestiones generales sobre este tema. En la segunda entrega comentaremos cómo se relaciona el compromiso docente con las mejoras de la unidad educativa.

Desde la Gestión educativa hay muchas cosas que son susceptibles de realizar para mejorar la calidad de la educación al interior de las unidades educativas. Una de las medidas posibles va por el camino de la generación, desarrollo y fortalecimiento del compromiso de los docentes por parte de los directivos.

El compromiso (commitment) es un vínculo psicológico o de identificación. Este vínculo implica una relación entre una persona y una acción determinada. En términos de gestión se conoce como la cualidad que tienen las personas de adaptar sus propios intereses a los de la empresa. Puede ser definido de diferentes modos: esfuerzo por comprometerse en el trabajo, atractivo psicológico hacia la profesión, preocupación por los demás

El compromiso en los entornos educativos está definido como el grado de ligazón positiva, afectiva entre el profesor y la escuela (National Center for Education Statistics, 1997). Entre los docentes se utiliza con bastante frecuencia este término. Estar comprometido es un vocablo empleado por los docentes para describir su propia relación con la docencia o la de sus compañeros. Como lo expresa Nias (1989), el docente está comprometido o no está comprometido. Por lo tanto, este concepto forma parte de su identidad profesional. En el ámbito docente los profesores que están comprometido son quienes se entregan a su labor, son leales a toda la escuela, se toman en serio su trabajo y quieren realizarlo en contraposición a los profesores que no se siente preocupados por los niños o privilegian su comodidad y no están interesados en si los estudiantes pudieran repetir un curso.

Se puede entonces decir que el compromiso tiene una dimensión puramente emocional por eso presenta una intensa implicación personal. Firestone y Pennell definen el compromiso como un estado voluntario en que la motivación intrínseca tiende a los objetivos y valores de la institución educativa inspirando esfuerzos de mayor cuantía dejando atrás las expectativas mínimas. Sí podemos detenernos en la idea de que el compromiso puede ser considerado como algo estable en el tiempo. Un fruto que nace de pequeñas acciones invertidas (side-bets) realizadas a lo largo del tiempo.

El compromiso de los docentes es un factor relevante en la calidad docente, en sus capacidades para adaptarse a los cambios con éxito en las actitudes que tengan respectos a sus estudiantes y los logros particulares y colectivos de ellos en tanto aprendizaje.

En relación con esto último, se puede ver que el Marco para la Buena Enseñanza de forma implícita deja ver cuadro dimensiones del compromiso de los docentes:

• con los estudiantes
• con la profesión
• con la escuela o establecimiento educativo
• con la educación como hecho social

Durante mucho tiempo, en el ámbito de la gestión educativa, han prevalecido los modos más técnicos o racionales de llevar las reformas en el sector. Estos modos comprendían a los profesionales de la educación como seres fieles que implementarían exitosamente las reformas así sin más, creyendo que los cambios que provinieran de fuera de las organizaciones educativas, se constituirían en forma de mandato. Pero esta manera de reformar el sistema educativo no ha dado buenos frutos y a causa de esto es que se ha vuelto a una revalorización de las dimensiones como vocación, profesionalización y el compromiso del profesorado, otorgándole así un espacio a la dimensión emocional. Creemos que esta senda es la correcta porque sumando y restando la calidad de la educación se cifra en buena parte en el día a día del profesor que se apasiona transmitiéndoles conocimientos e inquietudes a sus estudiantes. Que cualquier profesor se apropie de la caracterización que hemos realizado depende fundamentalmente del tipo de identidad que tiene en el trabajo y de la reconstrucción que pueda ir haciendo de sí mismo de cara al futuro.

Se podría pensar, entonces, que independiente de lo que se pueda esperar o recibir de las políticas educativas, es el compromiso particular de una escuela por unas maneras de hacer el trabajo y el hecho de contar con unas metas compartidas la única forma de generar una cultura de colaboración que potencie la labor de la unidad educativa en general (Muñoz-Repiso, 2002). Se trata de promover un cambio cultural en las organizaciones escolares basado en el compromiso y la colaboración. Una comunidad educativa que se sustente en unos valores “nuevos” como la solidaridad, la colaboración, la coordinación, la autonomía, la interdependencia, la discusión, la negociación, la reflexión y la crítica para que sean estos los pilares que sustenten un cambio sostenible en el tiempo (Bolívar, 1994).

Hoy estamos lejos de entender el liderazgo como la fuerza que proviene de arriba y se concreta hacia abajo. Ya no entendemos compromiso y liderazgo como fuerzas que se enfrentan. Comprendemos más bien que estos elementos son complementarios y que la fortaleza del liderazgo comienza a situarse en un ejercicio más distribuido entre los miembros de la comunidad educativa donde el control y la jerarquía de antaño le abren el paso a espacios más comunitarios y, para lograr este nuevo escenario se requiere del compromiso de los profesionales de la educación. El protagonismo que toma el docente es esencial y sin la voluntad por parte de los profesores de tomar en sus manos este protagonismo poco pueden ir haciendo las consideraciones, mandatos, marcos o incentivos económicos (Muñoz-Repiso, 2002).

Constanza Rivera

————————————————————————————————————-
Bibliografía
Bolívar, A. (1994). El compromiso organizativo de un centro en una cultura de colaboración. Barcelona : PPU.

Marco para la Buena Enseñanza (2008). Centro de Perfeccionamiento, Experimentación e Investigaciones Pedagógicas. Ministerio de Educación. República de Chile.

Muñoz-Repiso, M., et al. (2002). La Mejora de la escuela : un cambio de mirada. Barcelona : Octaedro.

Nias, J. (1989). Primary Teachers Talking : a study of teaching as work. New York : Routledge.

National Center for Education Statistics. En: http://nces.ed.gov/

Anuncios

Acerca de constansini

Soy una amante de la cocina y las cosas dulces. Están son mis galletas favoritas. Ahora las preparo para compartirlas con uds. Hagan sus pedidos en este blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s