¿Hágalo usted mismo?

"Generación tras generación, la baja visión crítica de los docentes ha permitido que los centros educativos estén orientados por las reglas del sistema económico. Exigimos, a modo de simulación, que los estudiantes puedan competir en el sistema, los valores de responsabilidad y puntualidad se vuelven más importantes que la honestidad y la creatividad, los alentamos a "ser alguien en la vida" para que tengan voz, y pocas veces nos permitimos escuchar lo que quieren decir."

En los tiempos que corren ningún profesor en su sano juicio puede negar la utilidad y necesidad de las TIC’s. Simplemente es absurdo pretender que las nuevas tecnologías no puedan y deban estar al servicio del aprendizaje. Es más, me atrevo a no concebir un profesional de la educación que no posea manejo básico desde un simple teléfono móvil hasta un software de edición de video. Los tiempos han cambiado y vamos todos subidos en el carro. ¿Que avanzamos muy rápido? Claro, formamos parte de una sociedad de la información que se moderniza a paso presuroso y si pretendemos hacer caso omiso de aquél avance, será mejor que nos retiremos a disfrutar de la vida simple.

De igual manera la tecnología, paulatinamente, a medida que acelera el avance, se vuelve más accesible. Las calculadoras electrónicas y el personal stereo fueron pioneros en la invasión tecnológica estudiantil. Muchos de los que usaron walkman, discman e incluso celulares y computadores en el colegio y que hoy ejercen como docentes, al parecer no entienden que la tecnología es una herramienta increíble si se aplica un poco de imaginación a su uso y se olvidan que alguna vez también les gustó despegarse de una clase para interactuar con el juguete de turno.

Es tanto el desarrollo y tan alta la demanda, que las industrias desde hace ya años que han explorado campos afines (entre ellos la educación) para crear nuevas herramientas más específicas para los propósitos requeridos. De este modo hoy podemos jugar con las oportunidades que brinda la conectividad de los dispositivos y la amplia gama de aplicaciones enfocadas al desarrollo de la pedagogía.

El profesor Julio Fontán sistematizó un conjunto de ventajas otorgadas por la tecnología y creó el sistema SERF (Sistema de Educación Relacional Fontán). Tal es el modelo que la Fundación Luksic trae a Chile: un sistema de aprendizaje basado en una red virtual interactiva, que permite gestionar el aprendizaje de manera más personalizada y organizar el protocolo escolar en línea. Esta red cuenta con el gentil auspicio de Microsoft, que financia los equipos necesarios para transformar el centro educativo en un búnker informático. Si todo terminase allí, la verdad es que sería sensacional. Sin embargo ya sabemos que hay que leer entre líneas.

Partamos derribando mitos. Si usted, colega, cree que el sistema reemplaza al docente, está equivocado, este sistema sin docentes no funciona. L@s profesor@s son el motor de este sistema. La plataforma opera como un medio, no como un fin en sí misma: es usted, querid@ maestr@ quien deberá hacerla andar. Si aún insiste en que será reemplazad@ por un robot, es cosa que piense un poco y recuerde cuáles son los modelos educativos implícitos en su actual práctica y se fije en que gran parte de ellos son maquinarias artificiales que funcionan para determinados objetivos didácticos (métodos de alfabetización, minutos de normalización, la lectura antes de comenzar la clase, etc.) ¿Por qué nadie se quejó de eso en su momento?, ¿por qué nadie dice que año a año la calidad de los libros de texto disminuye? Simple, porque no disminuye, son nuestros contextos los que cambian y dejan obsoleto el material.

Paulo Freire, un maestro progresista, creó un método de alfabetización. Tal método se aplicó con éxito y logró con creces el objetivo planteado. Hoy se ofrece renovar los recursos y dejarlos a la vanguardia para lograr un nuevo tipo de alfabetización, esta vez, digital. ¿Dónde está la trampa? En los objetivos.

El método de Freire tuvo como firme propósito la alfabetización de las clases obreras para liberarlos de la opresión del sistema y sus múltiples rostros. Cada uno de los pasos se orientaba hacia la búsqueda de seres humanos críticos y libres. SELF, por su parte, plantea como propósito central el aumento de la productividad. Suena fuerte, pero ¿no es eso lo que se ha venido haciendo desde siempre nuestro sistema educativo? No chillemos en contra de las máquinas y contra los empresarios, la culpa de que el sistema decante en la formación en individuos útiles, productivos y alienados es culpa nuestra.

Se habla de que el modelo educativo está estancado, esa es otra mentira. Generación tras generación, la baja visión crítica de los docentes ha permitido que los centros educativos estén orientados por las reglas del sistema económico. Exigimos, a modo de simulación, que los estudiantes puedan competir en el sistema, los valores de responsabilidad y puntualidad se vuelven más importantes que la honestidad y la creatividad, los alentamos a “ser alguien en la vida” para que tengan voz, y pocas veces nos permitimos escuchar lo que quieren decir. En definitiva, con cables o sin ellos contribuimos al mismo objetivo, que se re-enfoca año a año a la par con las necesidades del mercado. Así es como hemos construido generaciones completamente vacías, altamente trabajólicas, materialistas y profundamente infelices en sus relaciones humanas.

Hoy, cuando el sistema ya está colapsando porque la mano de obra es muy bruta, los mandos medios son mal mirados y los jefes están sobrecalificados, el sistema requiere un nuevo cambio y Microsoft da el ‘empujoncito’ necesario. ¿Sospechoso? ¡Qué va! Absolutamente culpable. El señor Fontán quizá no dimensiona lo que otros pueden hacer con su invento. Típico.

¿Qué hacemos?, ¿protestamos? No. Porque no hay por qué hacerlo. Si Luksic u otro empresario quieren forrar de tecnología los colegios, bienvenido sea, pero a mí nadie me va a quitar la posibilidad de decidir cómo usarla. La gracia está, colegas, en que seamos firmes y consecuentes con nuestros objetivos, y para eso hay que tenerlos claros. Por mi parte sé que el aprendizaje constructivo y colaborativo en sociedad brinda humanidad a las personas, y no pienso abandonar esa postura si alguien no me ofrece un propósito más noble que la justicia y la verdad.

Si me preguntan si usaré las famosas plataformas cuando llegue la ocasión les debo decir que por supuesto que lo haré, no dudaré ni un segundo en estudiar las múltiples formas de sacarle el mayor provecho y ponerlas al servicio del aprendizaje, pero de ahí a aceptar la lógica del “hágalo usted mismo” existe un paso imposible. Definitivamente no me gustaría vivir en una sociedad dónde te olvides del resto y donde creamos que al darle un click a algo demostramos nuestra humanidad.

Seamos inteligentes, manejemos los medios y entendamos que los únicos que pueden definir los fines de la educación somos nosotros… claro, si queremos.

Profesor Aldo Lobos

______________________________________________________________________________________

Anuncios

Acerca de Aldo Lobos

Profesor de Lengua Castellana y Comunicación en Colegio Técnico-Profesional Aprender de La Pintana. Máster en Didáctica de la Lengua y la Literatura en la Universidad de Barcelona. Tutor en Preuniversitario Popular Víctor Jara.

3 pensamientos en “¿Hágalo usted mismo?

  1. Qué notalgia. Recuerdo la llegada del proyecto enlaces en mi colego, en la más tierna etapa de mi educación. Cierto día, de cuando nos encerrábamos en la sala de computación, escuché con mucho interés las críticas solapadas de un querido (y quisquilloso) profesor. Decía que con esto nos convertíamos en lo que quérian que fuésemos, hacíamos lo querían que aprendiéramos…que esa era una nueva pantallita idiota que nos volvería sujetos de consumo.
    Era pequeña, y por esos tiempos escuchaba maravillada a cualquier voz disidente, cualquier opinión contraria,…será por mi curiosidad innata o por mi ansiosa ganas de conocer, en el amplio sentido de la palabra.
    Si eso pasara hoy (con todo lo quisquillosa que también me he vuelto) le preguntaría. Profesor, y ¿para qué está usted?

    Han pasado los años, espero que hoy él pueda dar la respuesta que vi en este artículo.
    Saludos Aldo. Gran lectura, como siempre.

  2. También pase por ese famoso Proyecto Enlaces, la verdad nunca funcionó mucho, grandes expectativas pero poco tiempo, como siempre… La verdad nunca supe ( ni sabre) si sólo mi colegio era el que siempre se atrasada en contenidos y por ende no habían horas para nada o a varios colegios les pasaba lo mismo. El punto ahora es: educar al profesor para saber utilizar bien los mil y un recursos que gracias a la modernización se dan, asi como “meterles” en las cabezas que siempre seremos los reales educadores, y que no hay nada que pueda reemplazarlo… ni la tecnología número 1 del planeta.

  3. Pingback: Sintesis Editorial V [23/01 al 27/01] « Investigación y Docencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s