¿Por qué los profesores tienen que ganar poco?

Ante todo una advertencia: soy profesor y encuentro injusto que los y las docentes recibamos un salario tan denigrante. El siguiente artículo contiene un análisis personal sobre nuestro sistema económico y su relación con una pieza a la que denomino “clave”: esta es la figura del maestro y de la maestra.

"Los pocos encontraron la manera de que los muchos trabajen creyendo que se benefician cuando en realidad benefician a otro, que es parte de esos pocos. Es un tema de selección natural. El más apto sobrevive y, en este caso, el más apto domina. Los muchos son los dominados porque no entienden el sistema"

Sentido Común

¿Cómo funciona el sistema? Bajo la siguiente premisa: hay muchos que tienen poco y pocos que tienen mucho. Si fuera al revés, el sistema no se podría sostener. “No todos pueden ser ricos“, declaran algunos y, aunque duela, es verdad.

¿Por qué este desequilibrio? Simple. Los pocos encontraron la manera de que los muchos trabajen creyendo que se benefician cuando en realidad benefician a otro, que es parte de esos pocos. Es un tema de selección natural. El más apto sobrevive y, en este caso, el más apto domina. Los muchos son los dominados porque no entienden el sistema.

El sistema está basado en el dominio, poder y/o supremacía. Si yo logro dominar a otro, demuestro ser más apto para competir en el sistema. De hecho, si demuestro que puedo dominar a muchos, ni siquiera formaré parte del sistema, estaré fuera de él, aprovechándome de la ingenuidad y baja proactividad de aquellos muchos.

Entonces, para que esto funcione y no se transforme en una moda (porque si lo hace, todos querrían ser ricos), se debe asegurar que los muchos sigan siendo los muchos y nunca pasen a ser parte de los pocos. El factor central aquí, entonces, es la educación.

Mediante la educación defino quienes son los muchos y quienes son los pocos. Sesgo la sociedad. A los pocos los educo de manera elitista y privilegiada y condeno a los muchos a ser educados de forma marginal y poco profesional.

Para que esto resulte debo manejar a la pieza central de la maquinaria: el/la docente.

Pero los/las docentes son profesionales, ¿no?, ¿cómo se van a dejar manejar?

Aquí viene, entonces, lo que ninguno de nosotr@s quiere escuchar. La mejor manera de crear inept@s (seres no aptos) es poner a otr@s inept@s a educarl@s. Es decir, necesito profesor@s mal@s si quiero tener una educación mala. Por lo mismo debo ingeniármelas para que dentro del sistema las personas menos aptas estudien para ser profesores.

Entonces me aprovecho de la idiotez de las personas y les ofrezco la oportunidad de ser profesionales cursando una carrera simple, sin mayores sobresaltos, para luego insertarlos en un sistema educativo a enseñar a otr@s lo maravilloso que es el sacrificio, el estudio, la carrera, el trabajo, etc., transformándol@s en una pieza más de un sistema que, al parecer, daría resultado.

"Somos una pila que entrega su energía para que otr@s se beneficien y terminamos en el tacho de la basura cuando nos agotamos"

Pero el sistema no da resultado. El primero en saberlo es el/la maestr@. Los profesores y profesoras son los más vapuleados, los que tienen el trabajo más complejo, más esencial, más humano, y a la vez son los que tienen la peor paga, las peores condiciones, la peor mirada de la sociedad y el peor reembolso a largo plazo. Somos una pila que entrega su energía para que otr@s se beneficien y terminamos en el tacho de la basura cuando nos agotamos.

Entonces, en una lógica meritocrática, aquél que es bueno en ciertas áreas, pensará de manera mercantil (como le han enseñado) y no escogerá educar, aún siendo bueno en ello. ¿Y cómo logro que la decisión se cargue hacia ese lado? Haciendo una prueba de selección para medir a l@s más apt@s y hábiles. Tras la prueba, ¿cuál es el resultado? Los peores puntajes siempre paran en pedagogía, y no es coincidencia. Para much@s la pedagogía es el descarte preciso, porque se mide por algo tan volátil como la vocación.

Así – y perdonen que lo diga de esta forma – l@s menos apt@s somos profesor@s, cumpliendo el sarcástico refrán “el que sabe, sabe y el que no, enseña”. Sumémosle la mediocridad de los programas de formación inicial, los bajos recursos dirigidos a la investigación en educación… en fin, es una larga lista de recursos que el sistema tiene para asegurarse que sigan habiendo suficientes “inept@s” para educar más “inept@s”.

Por eso la figura de la profesora y del profesor son relevantes. Porque si somos capaces de despertar y dejar de ser inept@s, podríamos realmente provocar un cambio. Si tratamos de mirar más allá de la punta de nuestra nariz, nos daremos cuenta que somos poderos@s. Que las decisiones políticas pueden pasar por nosotros y no ser ignorados en el camino (como le ocurrió a nuestro representante del colegio de profesores). Pero, ¿qué pasa siempre que a un profesor o a una profesora le dicen inept@?

Tod@s lo sabemos, se comporta como si estuviese ofendid@, su miedo se transforma en ira (y la ira no lleva a ninguna parte), cuando en realidad lo primero que debería hacer es una autocrítica honesta. El/La docente que se sigue mintiendo a sí mism@, jamás dejará de ser idiota. No tenemos que tratar de convencer al resto, tenemos que tratar de convencernos nosotr@s.

"Si tratamos de mirar más allá de la punta de nuestra nariz, nos daremos cuenta que somos poderos@s. Que las decisiones políticas pueden pasar por nosotros y no ser ignorados en el camino"

Y convencerse es trabajar. Convencerse es estudiar. Convencerse es perfeccionarse, leer, aprender, imbuirse en la cultura que nos rodea. Convencerse es ser consecuente. Convencerse es darse cuenta para quién estoy trabajando. TENEMOS LA OPORTUNIDAD DE SER PARTE DE LOS POCOS PROFESIONALES QUE NO TRABAJAN PARA HACER QUE ALGUIEN LUCRE, y tenemos la oportunidad de servir a otr@s en nuestras manos. ¿Por qué no hacemos la diferencia?

Porque aún somos tont@s. Porque creemos que el sistema es la respuesta. Pero piensen: ¿qué oportunidad tenemos de vivir una vejez digna, si el sistema nos hará jubilarnos con una pensión insignificante?, ¿realmente creen que siendo profesor@s elevaremos nuestra calidad de vida?, ¿de verdad creen que algún día nos pagarán más?

Algun@s tomarán el ejemplo de Finlandia o de otros países desarrollados. Pues bien, no es válido. Ellos educan a sus docentes como una élite porque a ellos les funciona el sistema y se benefician del resto. Nosotr@s somos parte de los desfavorecidos. A nosotr@s nos explotan y nos utilizan. Por eso a sus profesor@s les pagan más, porque así transmiten el privilegio que han conseguido.

Si nos uniésemos de verdad y trabajásemos de forma no egoísta y colaborativa, aprendiendo del resto y estando a la vanguardia, experimentando y perdiendo el miedo, les juro que lograríamos revertir el juego a nuestro favor. Un/Una docente con miedo, educará a sus estudiantes bajo la sombra del miedo y jamás (en esto soy enfático) JAMÁS logrará ningún cambio.

Colegas, debemos ser valientes y consecuentes. Confío en que un día tod@s nosotr@s seremos honest@s y despertaremos del letargo en que nos tienen, porque nos daremos cuenta, finalmente, que ningun@ de nosotr@s, profesores, profesoras y estudiantes, nos merecemos que “los pocos” nos utilicen como sus “idiotas”.

Profesor Aldo Lobos.

Anuncios

Acerca de Aldo Lobos

Profesor de Lengua Castellana y Comunicación en Colegio Técnico-Profesional Aprender de La Pintana. Máster en Didáctica de la Lengua y la Literatura en la Universidad de Barcelona. Tutor en Preuniversitario Popular Víctor Jara.

31 pensamientos en “¿Por qué los profesores tienen que ganar poco?

  1. Que es la verdad?, la realidad!!!!!; y la realidad determina cada una de las palabras expuestas en este artículo como algo perfectamente correcto en la interpretación frente a lo que sucede. Creo que más no hay que explicar.

  2. Muy significativo tu análisis…pero qué difícil es dejar de ser “inepto”. El sistema te acorrala a cada momento y te lleva por el camino de la ignorancia y la pasividad. Tratar de alejarse de él es como nadar contra la corriente.
    Sé que la docencia “de alma”, como llamo yo a la verdadera vocación docente, puede revertir esta inequidad; pero ¿Cómo logramos que esa esencia nazca o vuelva a revivir en el alma de los miles de profesores y profesoras que tienen en sus manos el cambio?, dar respuesta a esa interrogante es una tarea ardua, que no sé cuánto aportará al debate, pero sí sé que ayudará a alejar la docencia del “lado oscuro de la fuerza”.
    Saludos,
    Berta Fernández P.
    Profesora de Lengua Castellana.

    • Berta:
      Confío en que lograremos despertarl@s a tod@s, ese es el plan. Este artículo es solo un pequeñísimo remezón, poco a poco lo vamos a lograr. Espero seguir contando con tu crítica y entusiasmo en este duro proceso. Un abrazo gigante y gracias por tu comentario.
      🙂

      • De nada Aldo. Sé que quienes trabajamos en busca de una educación de calidad para niños y jóvenes vulnerables, estamos luchando a diario para mejorar el sistema y cada grano de arena que aportemos, nos ayudará a alcanzar la añorada meta que, cual Quijotes, buscamos a diario en nuestras aulas.
        Un abrazo.

  3. Concuerdo absolutamente con esto – “Y convencerse es trabajar. Convencerse es estudiar. Convencerse es perfeccionarse, leer, aprender, culturizarse.”- Es más, me da rabia porque sé que tienes razón y no es algo que logremos cambiar a corto plazo.
    Me molesta enormemente que los docentes tengan una sucia e injusta lucha entre ellos. Por qué nos da miedo que el otro sea mejor? Por qué en vez de tomar como ejemplo su “competencia” y eficiencia como un impulso para darnos cuenta que ponemos perfeccionarnos, nos enojamos y tratamos de estropear su trabajo o ambiente laboral? Por qué siempre hay que estar pisoteando al del lado en vez de darle el apoyo y tomarlo como desafió de superación?
    Personalmente, siempre me he sentido molesta por el hecho de que quienes resultan “ser buenos” se marchan al extranjero o escogen trabajos en los sectores altos (donde saben, la paga es mejor) y se olvidan de que en algún momento quisieron cambiar el sistema que les molestaba y por lo cual quisieron ser profesores. Pero ahora me doy cuenta de la impotencia que produce el saber que hay cosas mucho mejores allá afuera que nos podemos enfrentar, a las que si nos quedamos en un país al fin del mundo. Me produce frustración saber que muchos quieren las cosas fáciles y que no se dan el tiempo de poner dedicación a lo que (se supone) disfrutan hacer (y si no, deberían, porque estarán ligados a esto el resto de sus vidas). Me da angustia saber que todo en lo que crees se va esfumando con el paso de los años y te transformas en lo que siempre temiste y de lo que siempre estuviste en contra…
    Hace unos días vi que pusiste algo sobre recordarle a la mente lo que quiere día a día, porque la voluntad tiene tendencia a olvidar las cosas. Creo que por eso se pierden las ganas de ser mejor, las ganas de perfeccionarse y de seguir adelante. Creo que tendré que recordarle más seguido a mi mente por qué quise ser profesora, porque si no lo hago me voy a querer quedar acá (donde el sistema educativo es mejor, con un estilo de vida fascinante y un millón de oportunidades más de las que tendré si me quedo en Chile) y habré tirado a la basura los 5 años (quizá más) en los que me he esforzado y deseado ser un aporte a mi sociedad.

    • Nunca pongas en duda tu capacidad de impactar positivamente la sociedad. Lo vamos a lograr, pero necesitamos a todos quienes quieran realmente hacerlo dispuestos a dejar de mentirse y entender lo que se lee.
      L@s docentes inteligentes sabrán que si se les dice algo de este calibre, tan fuerte y quizá hasta peyorativo, es porque se confía en que despertarán. Hay profesores y profesoras buen@s que saben que este artículo está hecho para la dignificación de nuestra profesión y no al contrario, por eso me incluyo en el discurso, porque soy como cada uno de ell@s.
      Si alguien se transforma en su némesis es solo porque es débil. La mente puede dominar nuestra realidad, hay que ser disciplinad@s y tener claro lo que queremos.
      Confío en ti, colega… y espero que uno de estos días decidas volver a escribir en nuestro blog.
      Un abrazo, y nos vemos en plena r-evolución!

  4. Comparto relevancia del rol del profesor; conversando hace unos días con una maestra de la vieja guardia, me comentaba sobre la importancia de la Escuela, como ente articulador y lugar donde finalmente otras instituciones actuan, ya sea con fines preventivos, educativos, orientación, etc., tu podrás señalar más sin duda, instituciones como: Carabineros, Salud, Justicia, Familia…

    Por otro lado y en relación un poco con lo anterior y cuando se ha hablado tanto de educación de calidad: a mi juicio la Escuela y los Profesores serían el espacio y los actores llamados a intervenir en los niños, jóvenes y sus familias para dar un giro a los males de la sociedad, trabajando sobre la autoestima y empoderamiento de los educandos, reubicándolos en los valores personales y sociales e involucrando de alguna manera a las familias… tarea difícil!

    Por último y cuando hace poco se hablaba de la educación cívica en la Escuela y cuando hay tanta materia sesgada que se imparte, por ejemplo Historia, que importante resulta el rol del Profesor; me refiero a la profunda formación académica, pedagógica, valórica, ética y de retroalimentación constante para ser lo más objetivo posible en lo que transmite e impacta en el alumno.

    Para el párrafo anterior puse el ejemplo de la Historia, porque para mi, más que los símbolos patrios, son relevantes los valores cívicos, sociales, democráticos que hay que invocar, presentar o descifrar con los propios alumnos. Estoy hablando de como aprender de los errores de nuestra historia para ir perfeccionándonos como ciudadano, Nación, Estado; por ejemplo como se saca lección a partir de la conquista violenta, exterminio pueblos originarios, golpe Estado, negación interculturalidad…. Para mi esta es una tarea muy relevante y delicada, que implicaría un cambio cultural en el magisterio, pués en términos simples no puede ser un simple lavado de cerebro de los niños y jóvenes, tiene que ver con propiciar el diálogo, la reflexión y conclusiones… esta tarea requiere de Profesores coherentes con su vocación más allá de su alumnado, es decir con su sociedad y país, en suma un “profesional de nivel superior” en constante revisión.

    Sin duda que para los cambios que se demandan el rol y reconocimiento del y hacia el Profesor es vital y su estimulación por medio de estabilidad laboral y remuneración acorde para este profesional formador de ciudadanos y sociedad es exigible.

    Mis disculpas por lo extenso de mi osadía de opinar como ciudadana común.

    • Muchísimas gracias por su comentario, estimada, ojalá tod@s pudiesen tomarse el tiempo para desarrollar respuestas inteligentes y respetuosas como la suya.
      Sin duda usted entendió la idea del artículo.
      Un abrazo!

  5. Lo único que te puedo decir es que estás diciendo una estupidez que desvaloriza a nuestr@s propios colegas. Hay muchas personas que teniendo EXCELENTE rendimiento en sus colegios y ELEVADOS puntajes en las pruebas de selección opta por carreras de pedagogía
    Lo que no mencionas es que hay MUCHAS personas que optan por estas carreras porque son menos exigentes en cuanto a cantidad de conocimientos lo que hace parecer que estas carreras son más fáciles, aunque claro… podemos decir que son más sencillas para quienes no se preocupan de ‘estudiar’ bien al ser humano, de conocerlo en profundidad, de dominar su disciplina a la perfección (a sabiendas de que todos podemos equivocarnos)

    Por otra parte, estoy seguro de que NINGUN@ de mis compañer@s de universidad que hoy son profesionales de la educación le dice a sus alumn@s que no vale la pena estudiar o tiene como intención desmotivarlos para alcanzar sus sueños, sino todo lo contrario

    Y con respecto a los sueldos, creo que en todas las profesiones u oficios debieran considerarse factores como la cantidad de años que se estudio, el esfuerzo necesario para desempeñarse y la calidad del desempeño propiamente tal

    Los basureros (quienes merecen todo mi respeto) tal vez no estudiaron mucho pero es un trabajo muy sacrificado creo yo por lo que debieran tener asegurada una buena remuneración

    Ojalá y seas Feliz con lo que haces con tu vida

  6. Creo que es necesario que el país defina que es lo que espera y quiere de su educación. Eso no ha sucedido y dudo que suceda, pues implica que la sociedad y no solo un Ministerio se haga cargo del tema. El rol del profesor -ayer y hoy- se inserta en esa realidad adversa, haciendo un trabajo en condiciones “complejas” y debiendo asumir su labor de forma quijotesca.
    Al profesor se le pide que los alumnos logren puntajes altos en pruebas estandarizadas, aplicando procesos pauteados y comprobados para eso. El centro del trabajo docente en lo humano y profesional -no fácil de cuantificar- queda en la nada, por lo que rescatar esos aspectos y fortalecerlos, en pos de objetivos sociales más amplios que el SIMCE, es algo difícil de realizar sin un proyecto de educación a nivel país, reduciendo los esfuerzos al ámbito individual.
    Hoy, el gran objetivo de las “nuevas” “reformas” es que la educación sirva para que una persona ascienda del quintil I al V y para que sus estudiantes puedan ir a graduarse a Harvard y regresen a repetir como mantras tibetanos lo aprendido. Nuestra labor seguirá siendo evaluada en los términos ya mencionados, por lo que es perentorio aunar fuerzas y ánimos entre profesores para levantar la voz.

  7. Aldo! buenas, como le ha ido en su vida en España?
    Sobre lo que escribiste…. estoy en desacuerdo con algunas cosillas. Primero, que “Si fuera al revés, el sistema no se podría sostener. “No todos pueden ser ricos“, declaran algunos y, aunque duela, es verdad.”, no es verdad. En el mundo hay recursos para todos, y cuando hablamos de esos pocos que tienen todo, literalmente lo tienen todo, por lo que acaparan lo que es del resto, esos muchos. Solo en Estados Unidos abarcan cerca del 50% de los recursos del mundo, y botan al año una inmensa cantidad de comida que facilmente alimentaria a Africa completa. Cuando hablamos de que no hay comida, agua, cualquier tipo de recurso natural, es una gran mentira. Claro, no podemos gastarlos a tontas y a locas como el capitalismo nos exige, pero nadie pasa hambre; ni siquiera tendriamos que vivir como una “Cuba”, aislados y a puro poroto o lo que coman.

    Segundo, “Los pocos encontraron la manera de que los muchos trabajen creyendo que se benefician cuando en realidad benefician a otro, que es parte de esos pocos. Es un tema de selección natural. El más apto sobrevive y, en este caso, el más apto domina. Los muchos son los dominados porque no entienden el sistema.” La primera parte es verdad, encontraron una forma de trasladar el sistema de trabajo de la esclavitud hacia otro en donde “el esclavo se mantenga a si mismo” (lo dice textualmente A. Smith, en La riqueza de las naciones, aunque esta no es la cita, pero dice algo muy cercano…. o fue J. Lock?) Asi, se abolio la esclavitud, aunque se mantuvo su dominio, es esclavo, nosotros, trabajamos para el amo, luego le compamos lo que nosotros mismo creamos y el saca la ganancia, produciendo un circulo en donde los esclavos pierden siempre. Ahora… sobre la seleccion natural…no. Simplemente no. No es seleccion natural porque no vivimos en l naturaleza. Vivimos en un constructo social, artificial, que no se rige por las leyes de la naturaleza, o alguno de nosotros tiene que salir a cazar durante el invierno para conseguir comida, o mejor aun, ¿quien tiene miedo que algun animal se lo coma durante la noche? En la sociedad ponemos en practica la naturaleza del hombre, que es ser gregario, que necesita del otro para sobrevivir y para desarrollarse (aqui van las risas jajaja!) Y claro, nada de eso sucede en general, pero es porque esos pocos encontraron la forma de impedirlo. Aun asi, repito, NO ES NATURAL!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! No es seleccion natural, es social. La seleccion natural no se encuentra en nuestro mundo humano, porque no nos confrontamos a el (con las claras excepciones, salidas al campo, picnics, follon en los matorrales, meada en el arbolito o la tipica excursion a la antardica).

    Sobre lo de la educacion nos hace libres, es la mano, la forma, the way, por supuesto.

    Saludos!
    Italo A.

    • Ítalo, un gusto saber de ti… te respondo: exactamente eso es lo que quiero provocar. Obviamente que es una construcción artificial, no obstante quienes la dominan han demostrado mayores aptitudes, si no fuese así, nosotros ya los habríamos anulado. Al contrario, son ellos quienes nos tienen anulados, por eso el llamado es a despertar, y qué mejor manera que despertar a los profesores primero?? ell@s pueden multiplicar eso de forma exponencial, año a año y acelerar el proceso de toma de conciencia. Sobre lo primero, insisto, no todos pueden ser ricos, por eso que el llamado es a desestimar la opción de que algunos puedan y otros no, y también a que la distribución de recursos sea claramente más equitativa.
      Hay lacras que eliminar: elitismo, clasismo, ambición y poder. Por eso este artículo está escrito de manera cruda y apelando a lugares comunes, para que despertemos de una vez.
      Amigo mío, espero verlo pronto, si se quiere dar una vuelta por Barcelona, feliz de recibirlo en mi casa, sino, a la vuelta tendremos tiempo para volver a conversar, un abrazo gigante!!!

  8. Yo le sumaría a tu reflexión que la ideología del neo-liberalismo económico se refuerza al tener un sistema educativo que se funda en la competencia, el miedo y la desconfianza. Los colegios compiten por tener los mejores alumnos, los alumnos compiten por tener los mejores puntajes y los profesores compiten por mantener su trabajo. Todos bajo amenaza. Sistema que le enseña a la comunidad educativa a que esta forma de relacionarse es algo “natural”. Desde pequeños nos enseñan que la competencia es la única manera de relacionarnos y que los mejores tendrán su recompensa. Pero algo pasa en mi país que los jóvenes se están cansando de esto, tienen la intuición de que hay algo mejor. Desde muchos lados se escucha, incluso la neuro-ciencia, que la cooperación, la auto-motivación y la confianza, son la mejor estrategia para tener aprendizajes de mejor calidad.

    • Estos son tiempos de cambio, podemos evolucionar a una forma mejor de organización, pero primero debemos pasar por la autocrítica y la reflexión. Hemos vivido muchos años evitando nuestras responsabilidades y dejando que otr@s decidan por nosotr@s, ya basta!
      Gracias por tu interés y tu comentario, un abrazo!

  9. Creo que no pudiste encontrar mejores palabras para describir la situación actual de docentes no solo en Chile sino a nivel mundial. Felicitaciones

  10. Mi querido amigo, estoy muy agradecida de que me hayas enviado este artículo. Fue un verdadero gusto leerlo, analizarlo y pensarlo en profundidad.
    Yo no soy docente porque una de las cosas que más me desmotivaron fue la poca valoración hacia el profesor en el actual sistema. Me tocó estar en un colegio cuico donde los alumnos te miraban hacia abajo, los colegas te miraban con desconfianza porque tenías más capacidades y conocimientos y los sostenedores te decían que estuvieras agradecido por tener la pega, aunque fuera a honorarios y por 2 lukas la hora. Con esa experiencia, quedé absolutamente out.
    Yo trabajo con extranjeros que son declaradamente defensores del libre mercado, sin embargo, el estado se ocupa del sistema de seguridad social, educación, salud, vivienda. Y ellos mismos se asombran de lo capitalista que es Chile, de la desigualdad, de la precariedad laboral, etcétera.
    Un abrazo, amigo mío, y feliz te seguiré leyendo.

  11. Te leo y leo a Freire pero nacionalizado.
    Pienso que el problema muchas veces radica en la comodidad que impone el ser inept@ y en la frustración arrastrada, supongo que much@s buscan eufóricamente el cambio desde un primer momento por vocación y se forman (se actualizan, se mantienen en vigencia) como buenos o sobresalientes docentes y en busca de la justa retribución terminan educando a “los pocos” o ejerciendo cargos ajenos al aula.
    Voy a divulgar tu artículo. Saludos a la madre patria.

    • Muchas Gracias Ticha de mi corazón!
      Creo que ha sido lo más bello que me han dicho en la vida 🙂
      Coincido contigo… la selección automática del sistema empuja a que l@s docentes más capacitad@s deriven en cargos que los alejan del aula y les otorgan otras condiciones bajo responsabilidades más técnicas que profesionales.
      Espero que esta generación (que al parecer tiene cada vez más gente brillante) sea capaz de inundar las aulas de una forma nueva de hacer educación.
      Un abrazo gigante, y gracias nuevamente!

  12. Si bien es cierto que el tema monetario es algo que afecta directamente al gremio docente -hablando desde mi realidad de “aún mantenida” y mi idealismo veinteañero-, creo que el “porqué el/la profe debe ganar poco” no es el tema central. Todos sabemos que en Chile, y en el mundo entero, las riquezas están mal distribuidas. No sólo l@s profesor@s ganan mal. Por eso es que creo que el enfoque que debiese darse es otro: ¿Por qué TODOS nos dejamos dominar?

    Justo estos día tuve la suerte de poder -¡al fin!- empezar a leer “La Pedagogía del Oprimido” de P. Freire, y me hace mucho sentido lo que comentas… pero, insisto, va más allá del [in]justo sueldo del docente. La lucha que debe darse no es para mejorar los sueldos [por necesario que sea], ni por mejorar los cursos de capacitación de l@s profesor@s; debemos apelar a la justicia, a la libertad [real], a la igualdad. ¿Por qué, siendo tantos, seguimos siendo oprimidos? La opresión no pasa porque manejan nuestra capacidad de consumo, eso es una consecuencia de la opresión. La opresión viene de antes: antes del consumismo, del neoliberalismo, del comunismo… antes de las monarquías… Y en eso concuerdo contigo: “selección natural” [aunque no sé si lo llamaría así, o derechamente “Gen Egoísta” como el propuesto por Richard Dawkins]. Aunque el ser humano sea gregario desde sus inicios, para sobrevivir debía existir esta especie de líder al que seguir; desde los inicios de la humanidad han existido los opresores y los oprimidos. Con esto no quiero negar la “bondad” que pueda existir en la raza humana; por el contrario, creo que esas ganas de ir en contra del gen egoísta es lo que humaniza al hombre y lo “separa” del resto de los animales.

    Para no darme más vueltas, creo que este es nuestro rol fundamental: humanizar a los demás, a quién sea. Todos vivimos en la dualidad del opresor/oprimido, ¡todos!, pero no basta con conocer la realidad para que ésta cambie; cuando el oprimido tome conciencia de su condición, y despierte a otros para modificarla, ahí recién comenzará el cambio, ahí recién se empezará a hacer justicia.

    Tanto va el cántaro al agua… dicen. Pero repitiendo el cuento de unos a otros no se logran cambios concretos, debe existir un “algo” que haga click en las personas para despertar del letargo y decidirse a querer cambiar su condición de oprimido… Y unas monedas más o unas monedas menos, no creo que tengan ese efecto. El año pasado fue un gran año, ojalá muchos hayan despertado y puedan ayudar a que muchos más despierten, porque “nadie libera a nadie, ni nadie se libera solo. Los hombres se liberan en comunión”.

    • Admirable razonamiento. Creo que el artículo si está provocando ese click del que hablas. Si entiendes esto último, entenderás también que escribí este artículo precisamente sin importarme un carajo el dinero. En esa lógica, entenderás también que busco lo mismo que tú, pero como ya debes saber de sobra (tal como yo lo sé), para llegar a la conclusión a la que has llegado ha sido necesario que pases por muchos filtros. No todos han pasado por esos filtros y el asunto es que hay que lograr que pasen. ¿Cómo? Canalizando la discusión hacia temas cercanos para luego acceder a los más complejos. No te olvides que somos profesores, y eso es lo mejor que sabemos hacer. Que bueno saber que hay una menos del montón y una más de las aventajadas. Gracias colega, me hace muy feliz leerla y saber que estamos juntos en esto. 🙂

  13. Solo queda por decir que estoy orgullosa de la calidad de colegas que existen y la cantidad de nosotros que queremos cambiar las cosas, cambiar este maldito sistema donde somos parte de los muchos… y donde nos miran como cualquier cosa.
    Espero sea este un paso para unirnos mas y crear la r-evolución, pero a conciencia y de manera correcta.
    Saludos cordiales.

    • Muchas gracias por tu comentario, Luz!
      Debo decir que el orgulloso soy yo al tener colegas tan entusiastas y llenas de esperanza como tú. No dudes ni un segundo que podremos hacer algo… Se viene pronto, solo hay que seguir moviendo las piezas para lograr el jaque mate.
      Un abrazo!

  14. muy buen articulo pero no se debe olvidar la premisa de que los buenos profesores van a enseñar a esos pocos que después ganarán mucho dinero. Y mientras que los mediocres o malos profesores en su mayoría terminan enseñandole a la mayoría a menos que un buen profesor que haya escogido educar se vuelque por vocación a enseñar en una escuela municipal y tratar de demostrarle a esos pocos que pueden desarrlollarse y lograr sus objetivos, pero el problema está ahi al terminar los estudios cuesta mucho atraer buenos profesores hacia el sistema publico, puesto que en chile la vida está cada vez mas cara y el dinero lamentablemente importa, en la universidad es muy recurrente que todos se compromentan con un discurso caracterizado por querer cambiar las cosas, pero al salir de la universidad este pensamiento de mcuhos sucumbe ante la necesidad de adquirir responsabilidades economicas y porsupuesto consumo en general.
    No creo que el problema pase mayoritariamente por el sistema economico, a mi juicio personal pasa mas por la forma de pensar de las personas que enseñan, hay veces que se le da mayor importancia al sistema en vez de las personas yo prefiero creer en las personas y en el poder de la determinación de cada uno. Así como hay muchas personas que no son capaces de revertir la realidad que les tocó también hay muchas otras que son capaces de lograrlo, en ese sentido es tarea de todos los docentes de no caer en el discurso de que el sistema te tiene acabado sino al contrario que a pesar de muy adverso que se vea el futuro siempre se puede.

    saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s