De lo que me enseñó la escuela

Aprendí que los privilegios no son tan buenos cuando sólo son para unos pocos

Aprendí que en los sueños uno encuentra su hogar, y allí, desarrolla los proyectos que en el futuro los hacen realidad.

"Aprendí que cuando vas contra la corriente; luchas tal Aquiles contra el Escamandro, y, a pesar de la fuerza y el ímpetu de la corriente; siempre puedes seguir adelante y crecer aún más"

Aprendí que cuando vas contra la corriente; luchas tal Aquiles contra el Escamandro, y, a pesar de la fuerza y el ímpetu de la corriente; siempre puedes seguir adelante y crecer aún más.

Aprendí también que la utilidad a las cosas se las da el hombre y que, tanto las matemáticas como el arte; son simples herramientas; peligrosas en las manos de los poderosos; creativas en las manos de personas que no olvidan de donde vinieron.

Aprendí, del mismo modo que más allá de tu procedencia, eres siempre un igual frente a otro; aunque el sistema se esfuerce en dividir y seccionar a los estudiantes.

Aprendí que el don de la palabra era mucho mas que un comercial de celulares; que era la capacidad de decirle a los tuyos cuan importantes son; y de decirle a los otros cuan importantes pueden llegar a ser. Que el lenguaje es la herramienta más poderosa; pues con ella no sólo se construye, también se viaja y se sueña; y no hay mejor mundo que un mundo que viaja y sueña. Algunos profesores nunca perdieron eso de vista; no todos enseñaban lenguaje.

"Aprendí que una imagen dice más que mil palabras; pero mil palabras son infinitamente más bellas que una imagen"

Aprendí que una imagen dice más que mil palabras; pero mil palabras son infinitamente más bellas que una imagen.

Aprendí que el chileno se ríe de lo diferente, y se ríe por el miedo que le produce aceptar que viene de un mestizaje que tanto le duele; porque el chileno busca siempre; siempre llegar más alto. Y aprendí también que esto es así porque así se quiere que sea.

Aprendí que si te vigilan es porque te tienen miedo. Pero no te temen por tu potencial destructivo o subversivo; te temen por la alta posibilidad de que tú dejes de temerles; y para eso te moldean; para temer.

Aprendí que cuando un sujeto no comprende algo, cuando no te comprende; o se ríe o se ofende. Así, cuando ya no fueron las bromas graciosas, entendí que algunos crecen más lento que otros. Y a otros los mantienen pequeños a propósito.

Aprendí que el sistema educacional entrega poderosas herramientas a cada individuo; que realmente enseña y bastante. Pero deja de lado enseñarnos a aprender y no nos entrega las habilidades para utilizar el conocimiento que nos deja allí, a la puerta de la casa. Tampoco se cuestiona lo que nos enseña; pero de que enseña enseña; aunque sea a fuerza de contraejemplos. Un juego de espejos que no deja muy claro quiénes somos mientras estudiamos.

Aprendí que la vida del adolescente, la vida de sexo, juego y alcohol es básicamente el residuo de un sistema que no ha logrado coartar aun la libertad absoluta del sujeto. Básicamente la vida del adolescente es la vida en la prisión de creerse libre estudiando por mandato de una ley.

"Tampoco se cuestiona lo que nos enseña; pero de que enseña enseña; aunque sea a fuerza de contraejemplos. Un juego de espejos que no deja muy claro quiénes somos mientras estudiamos"

No reflexioné en la escuela sobre las cosas que oí de mis maestros; no las tome en cuenta; y aprendí luego que madurar tenia mas que ver con rescatar aquellas cosas que con pegarle al mas débil o destruir mas rápido mi hígado.

Aprendí que de pequeños vivimos el amor en el proyecto capitalista; que los sueños amorosos de un par de estudiantes tienen que ver mas con la publicidad que con sus anhelos reales. Y no escuche al maestro que intento decírmelo a tiempo; y me arrepiento.

Aprendí también que en un sistema que enseña preferentemente la sordera con 40 niños en una sala esta lejos de ser un sistema que pueda entregar ‘calidad’ a esos niños. Un sistema que genera una presión social que induce al alumno a creer que ‘debe’ ingresar a la universidad; que no puede ‘perder’ un año porque si lo pierde tardara un año mas en tener la casa propia, el auto, el matrimonio perfecto (claramente heterosexual, por supuesto), las vacaciones en Cancún o Punta Cana; y después…

"Resulta que después no hay nada; que para el sistema absurdo en el cual nos educamos la vida se nos acaba cuando compramos la casa propia, de ahí en adelante se nos acaban los proyectos; se nos acaban los sueños y tenemos un montón de viejo tirados en las casas hablando de lo que quisieron ser y no fueron"

Resulto que después no hay nada; que para el sistema absurdo en el cual nos educamos la vida se nos acaba cuando compramos la casa propia, de ahí en adelante se nos acaban los proyectos; se nos acaban los sueños y tenemos un montón de viejo tirados en las casas hablando de lo que quisieron ser y no fueron; un montón de viejos comunistas que aun recuerdan la época de la revolución y lloran, lloran al contemplar y constatar la perdida de la realidad soñada en manos inmundas de sujetos sin alma que volvieron la sociedad una simple serie de números y barras, transformando nuestra educación en un proceso preparativo para una vida sin sentido.

Aprendí que de todo lo malo que me enseño la escuela no quiero que mis hijos aprendan del mismo modo. Quiero darles ejemplos concretos; darles las herramientas para que escriban su propia novela, y para dárselos, tengo que hacer cambiar esta sociedad, así me pase la vida en ello.

Aprendí que muchos dicen confiar en ti, pero pocos realmente lo hacen.

Tuve un profesor de reemplazo que antes de hacernos una prueba de música, nos puso 7 a todos. Valoró el esfuerzo y la dedicación; cuando llegó la profesora oficial y quiso comprobar, entrecerrando los ojos con sospecha, la veracidad de esos 7; ¡dimos un espectáculo musical insuperable!

Anuncios

3 pensamientos en “De lo que me enseñó la escuela

  1. Creo que nuestra tarea es demostrar que lo diferente no es malo y que llegado a un punto todos tenemos miedo porque somos humanos, lo que nos hace crecer es enfrentarnos a eso cambios y asumirlos como algo positivo en vez de lamentarse por algo de lo que no tenemos culpa. Pienso que el llegar alto es la forma de darnos cuanta que podemos ser y tener algo mejor, si no quisiéramos estar en la cima probablemente no nos esforzaríamos por lograr nuestras metas, el problema es como las logramos y que medio ocupamos. Los sistemas no se cambian por las elecciones de vida que tienen las personas, se cambian haciendo que independiente se sus elecciones todos se respeten y logren convivir a pesar de las diferencias.

    Yo aprendí que no necesariamente se termina con un sistema si vas en contra de él, lo único que debes hacer es crear tu propio sistema, enseñarles lo que en el otro no se enseña, darles oportunidades que en el otro sistema no verán, abrirles los ojos y que se den cuenta que han estado ciegos durante mucho tiempo, pero al mismo tiempo enseñarles a respetar tanto sus sistema y el opositor, y no odiarlos si no te acompañan en tu tarea porque después de un tiempo te darás cuenta que las cosas van avanzando solas y ahí verás tuviste la razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s