Teoría y práctica

Escribir en este blog me ha llevado a preguntarme varias veces si tendrá en mi diario trabajo de profesor alguna utilidad. Me refiero a una utilidad de tipo práctica, en tanto, todo lo que hacemos es crítica a la actividad del docente en el aula y al sistema contextual de la educación en Chile. Respecto a este conflicto entre teoría y práctica, haré una lectura siguiendo los planteamientos de Wilfred Carr[1].

Este autor Carr nos habla de un conflicto enorme en la teoría de la educación, y es que ésta no tiene correlación con la praxis en el aula. Cuyo conflicto nace por una oposición o diálogo de sordos entre los dos aspectos. Sucede que disciplinas ajenas a la educación, como la psicología y la sociología se posicionaron y validaron para desarrollar una teoría educativa que da cuenta y procede a intervenir la práctica.

"¿Nos servirán todos los ensayos escritos en este blog, para ejercer nuestra labor docente de la mejor forma? ¿O tan sólo escribimos sin una correlación en el aula?"

Tal teoría ha intentado dar con métodos que permitan a los profesores desenvolverse de la mejor manera en el aula, pero dejando de lado la información que la misma práctica docente en el aula puede enseñar. En ello Carr denuncia un vacío lleno de prejuicios y razones planas, pues los procedimientos teóricos entregados desde las distintas disciplinas llegan a ser inviables en determinadas situaciones, agregando a ello la reticencia por parte de la teoría de integrar los datos que la práctica entrega. En este sentido podemos pensar que la teoría se hace en un laboratorio sin ver ni observar los resultados experimentales en la práctica.

Una de las razones que Carr enuncia en la escisión entre teoría y práctica es el distanciamiento en que, por un lado el lenguaje de la teoría no se aproxima a la realidad práctica, y por otra parte los prácticos no integran o interpretan las teorías de la forma más conveniente. Este autor resume este complejo conflicto como un asunto de “distancia endémica” entre la teoría y la práctica, en que las teorías se elaboran en contextos que nada tienen que ver con la práctica docente.

Por ello plantea que la educación es un hecho práctico antes que teórico, “con el cometido general de desarrollar las mentes de los alumnos mediante los procesos de enseñanza y aprendizaje” (Carr, 56), pero que no intenta dar explicaciones como las ciencias – psicología o sociología – pues se asemeja a las prácticas teóricas “por tratarse de una actividad intencional desarrollada de forma consciente” comprendida en el marco de pensamiento que otorgan sentido. De esta manera Carr denota que hay una relación entre las teorías que guían las prácticas teóricas y las que guían las prácticas educativas; pues ambas constituyen formas de conceptualizar la experiencia dados los conflictos de un momento determinado.

Hace también una propuesta respecto de estos problemas, basada en que la teoría de la educación se ancle definitivamente en los conflictos de la práctica, sin privarla de ningún enfoque, por ello no hay ninguna disciplina exclusiva que utilice los problemas educativos. Agrega a ello que los conflictos que la teoría intenta trabajar, los pueden resolver los verdaderos profesionales de la educación, por ello el éxito de la teoría depende de la forma en que “pueda estimularse a los profesores para que conozcan y comprendan de forma más perfeccionada y eficaz sus propios problemas y prácticas” (Carr, 60). A su vez tales prácticas y experiencias constituyen, para Carr, el objeto de la investigación teórica a evaluar.

De esta manera la pregunta está hecha. ¿Nos servirán todos los ensayos escritos en este blog, para ejercer nuestra labor docente de la mejor forma? ¿O tan sólo escribimos sin una correlación en el aula? Llevamos ya muchos artículos muy interesantes publicados, pero de nada nos sirven si no los estamos integrando en mayor o menor medida en nuestra profesión. Y como bien enuncia Carr, es nuestra propia experiencia la que debe sostener y desarrollar una teoría que permita comprender de la mejor manera la realidad educativa del Chile actual.

Saludos compañeros del viaje de la muerte y la educación: es hora de trabajar!


[1] Carr, Wilfred. Una teoría para la educación. Madrid: Morata, 1996.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s