La homosexualidad en el aula: ¿Estamos preparados profesionalmente?

El aula debe ser el reflejo mismo de la sociedad y por ello debemos integrarlos a todos por igual.

Mi experiencia dentro de las aulas durante mis épocas escolar, universitaria y ahora como profesor me ha dejado siempre esta incógnita: ¿Cómo se toca el tema de la identidad sexual? O ¿simplemente se asume que la identidad sexual o de género está relacionada con el carácter biológico de nuestro sexo y su rol? Al parecer es así, o eso es lo que a mí me enseñaron a lo largo del proceso de  escolaridad. Por ello me gustaría llevar a la palestra esta temática: ¿Cómo hablar de homosexualidad en el aula?

Hablar de homosexualidad en esta sociedad pseudo tolerante es símbolo de burlas, chistes discriminatorios, reflexiones livianas sin importancia e intolerancia. Para evitar algún roce de gravedad en mis apreciaciones quiero aclarar que en cuanto al humor y su idiosincrasia, podemos alcanzar a abordar el tema homosexual sin llegar a la burla que denigra al ser humano. Ya aclarado esto, prosigo. El profesor debe estar atento a estas dinámicas sociales y culturales, pero también  debe estar  pendiente y  reaccionar en su labor profesional donde estas dinámicas sociales se enfoquen hacia su quehacer pedagógico. Por consecuencia, al abordar este tema debemos realizarlo de manera responsable,  dialogando con los alumnos, la familia y con toda la comunidad educativa.

Hace unas semanas atrás sucedió la trágica muerte de Daniel Zamudio producto de la intolerancia de unas personas. Todo esto contrajo que la opinión pública de los diversos sectores sociales, políticos y religiosos, cuestionaran el caracter moral de nuestra sociedad, valorizándola, dándole un tinte de intolerante y responsabilizando a la educación de esta construcción social homofóbica,  pero… ¿Qué paso con la opinión educativa? Como es costumbre en este país, a los últimos, o sea, a nosotros los profesores, no se nos consultó y menos se nos preparó para enfrentar esta realidad en las aulas. Por ende, a partir de todos estos antecedentes he decidido ahondar este tema de manera responsable y educadora.

La homosexualidad en el aula de alumnos, estudiantes y profesores, ¿ Cómo se tocan estos nuevos valores?, ¿cómo tratar el tema con los apoderados?, ¿existe la represión sexual en esta nueva identidad? Si fuese así ¿Qué consecuencias traería? Todo esto y muchas interrogantes trataré de resolver… en una serie de publicaciones.

Desde nuestras escuelas formativas se nos ha mencionado que el desarrollo del ser humano está influenciado por estímulos y una serie de actividades normalizadoras de conductas (teorías conductistas), que muchas veces se fundamentan en el carácter moral de un establecimiento educacional o una institución religiosa o de la familia, conllevando que una persona pueda (de)formarse socio-críticamente.

Entonces para enfocar esta discusión he decido mostrarles algunos spots, cortometrajes, etc., que ponen en la palestra este tema en diferentes países. Además me gustaría que ustedes, profesores, también lo discutan con sus pares y sus alumnos para generar un carácter exploratorio sobre la homosexualidad.

En esta primera parte indagatoria llamada “Medios de comunicación y discurso oficial”, les mostrare una serie de vídeos que abordan la Homosexualidad en diferentes países y que nos dejan bastantes reflexiones sobre el tema.

El primer cortometraje, “El profesor Godoy”(2009), del director Gui Aschar (Brasil), aborda la temática de la homosexualidad docente. Sí, cabe señalar que tiene tintes de superficial en algunas escenas, pero aborda la ética profesional contrarrestándola con la dinámica del diario vivir.

El segundo corto (2010)  proviene de España, este enfoca la homosexualidad hacia el trabajo colectivo y su inclusión en la formación valórica de los adolescentes. Este corto pretende luchar contra los prejuicios y la violencia escolar, es un trabajo digno de observar e imitar.

“Es posible”  describe su trabajo con la siguiente cita:

Un equipo de “Es Posible” ha hablado con personas que han sufrido discriminación en su centro de enseñanza por razón de su orientación sexual. Un 28 % de los jóvenes afirma que les costaría trabajo tener una amistad cercana con un homosexual. Eso es lo que dice al menos una encuesta realizada por la ONG “COLEGAS” en institutos de la provincia de Sevilla. Dicha entidad ha puesto en marcha una iniciativa para combatir la homofobia en las aulas.

Y el último representa la justificación conservadora hacia una educación que no integre valores homosexuales. Este reportaje del año 2010 en EE.UU por la Family Research Council pretende rescatar el valor de la familia tradicional y abordar la temáica homosexual como una amenaza a la formación de niños y niñas en su desarrollo cognitivo, social y valórico.

Ya abordadas algunas de estas problemáticas, cabe preguntarnos: ¿Hemos hecho algo similar en Chile?, ¿o solo nos dedicamos a aceptarlo legalmente producto de nuestras culpas sociales?

La discusión queda abierta.

Ariel Meza

Profesor de historia, Ucsh

Anuncios

Síntesis Editorial IX [16/04 al 21/04]:

"Comencé esta síntesis preguntándome ¿Por qué leo? Y luego ¿Quienes son los responsables? y finalizo con una contra-pregunta ¿Es necesario preguntarnos para hacer algo?"

Esta síntesis, como todas, más que hilar, resumir o destacar algunas reflexiones de nuestros colegas, buscará generar una mirada exploratoria sobre las diferentes temáticas que recaen en este espacio.

Les pregunto a los lectores ¿Por qué leen?

Nuestra primera pregunta esta totalmente ligada a lo que el profesor Aldo Lobos titula en su publicación; ¿Por qué en Chile la gente no lee? En ella propone que existen argumentos para cuestionar algunas cifras sobre nuestra capacidad de lectura mensual y anual, pero en contraposición con lo que realmente se entiende al momento de efectuar el ejercicio de leer. Es interesante tomar en cuenta el concepto “ejercicio” tomado implícitamente en este artículo, ya que además el profesor propone una suerte de metodología o pasos a seguir para educar al lector. No obstante, el autor aterriza en esta reflexión y reluce su condición pedagógica, tomando en cuenta su disciplina y la ideología educativa, se cuestiona si realmente esta “educación al lector”, es ideal o cultural… es difícil adentrarnos al arte de la lectura si nuestra labor artesana carece de profesionalismo. El oficio, como algunos docentes señalan como símbolo de experiencia y resultados, para el autor no es clave del éxito y menos resultados. Se necesita una metodología capaz de generar una  proyección hacia un lector libre de la ingenuidad. Y al parecer en Chile somos muchos los ingenuos. Hablando de Chile y sus “resultados”, el profesor Sergio Garrido, nos habla sobre como el discurso del éxito a toda costa cubre a la crisis interna de una educación chilena que se desmorona silenciosamente.

La crisis y el éxito, dos conceptos que se alejan de la mirada a futuro y pasar a ser consideradas como promesas populistas, donde quienes controlan el poder se suben al carro de la victoria cuando en su gestión esta prueba sube unos puntitos mas, pero si llegase a bajar, hablan de que ya es momento de cambiar o simplemente se lavan las manos, hay que culpar a la administración anterior… pero si subimos unos puntos ¿A quienes felicitamos? ¿Al ministro? ¿Al presidente? ¿Los profesores? ¿A qué se deben los resultados? …y nos quedamos con ese vacío, digno de nuestra cultura “chilensis”  deleitándonos cada vez que pasa algo extraordinario, donde llegamos a un éxito de cualquier índole , pero sin ningún método, sin procedimientos eficaces, o sea,  llegamos de pura “cuea”… Entonces el futuro de generaciones queda a la deriva.

Me quedo con esta frase o linda reflexión del colega; “Para una persona común el paso por la educación básica, media, superior es un proceso que marca la vida y que sus frutos no se miden solo por una renta. Hacia el 2010 siete de cada diez estudiantes de educación superior fueron primera generación de su familia en hacer ingreso a una de estas instituciones y ese simple hecho no puede ser visto de forma peyorativa.” Esta reflexión nos deja en claro que esta crisis no se puede medir con instrumentos estándar, ni menos generando una línea de proyección a corto plazo, ya que las políticas públicas en educación siguen siendo parte de la mirada propagandista o convicción ideológica de una administración política que obvia la mirada de una proyección profesional para saber como llegar a las metas y qué debemos hacer para cumplir a cabalidad los requisitos de una educación de calidad. Y por último el profesor Hugo Hinojosa nos propone un articulo cargado de anti-prejuicios, atacando totalmente al dilema moral del profesor, a la praxis en si misma, y como cumplir a diario nuestro ideal docente..

Comencé esta síntesis preguntándome ¿Por qué leo?  Y luego ¿Quienes son los responsables? y finalizo con una contra-pregunta ¿Es necesario preguntarnos para hacer algo? Hugo acierta con reafirmar en el docente su carácter de observador e interventor de la realidad social de nuestro país, el docente participa de la construcción de los imaginarios sociales, de la búsqueda de la moralidad y la transformación de los valores. Reflexiona además desde otro análisis implícito hacia el materialismo histórico y como esta maquina histórica va avanzando junto a sus paradigmas que ciertamente van mutando, pero además por más que avancemos hay que tomar en cuenta nuestra mirada ética, tanto como docentes y como ciudadanos, esta es tarea de todos.  Entonces Docentes ¿Se van a quitar la venda de los ojos?

El espíritu de Paulo

"Al final el tipo o la tipa que entra al colegio, quiere asegurarse el chancho, pero además reclama por todo y ese todo para mí es hasta donde te duela el bolsillo, yo cabros, llamo a esa hueá, dislexia ética… este constante doble discurso, pero llega el momento de reclamar, exigir y no están contigo… el pago de Chile"

Cuando miramos el recorrer de las personas, sus logros, fracasos, sueños y trayectoria de vida, observamos que siempre hay alguien que estuvo detrás de uno de estos pasos, sin embargo el anonimato de quienes aportaron a que el ser humano desarrollara sus habilidades queda expuesto a las entrañas del “nn”.

¿Qué es ser maestro?

Hace unos días nos encontramos en un bar, Jorge, Johanna y yo, todos profesores de historia, tras pedir sus respectivos bebestibles y un cenicero, comenzamos nuestra tertulia como siempre estamos acostumbrados a ejercitar, no necesitamos ningún pie forzado para llegar a conversar de nuestra profesión.

Jorge: Sabi weon, estoy chato de que nos miren como si fuéramos maquinas de contenido

Ariel: ya que onda, ¿Porqué lo dices?

Johanna: yo creo que depende lo que pasan en la Universidad. Porque no sé… Las escuelas de pedagogía son súper distintas en cada universidad, hay algunos como los “profes” de básica que saben más del quehacer pedagógico en vez del contenido en sí, a diferencia de nosotros los de media.

Ariel: Y ¿Qué pasa con nosotros?

Jorge: Muchas veces tenemos que corregir las deficiencias de ellos, en relación a contenido a como escriben nuestros alumnos, y algunos se justifican que hay que buscar más la armonía de la convivencia escolar, pero que al fin y al cabo nadie se hace cargo.

Ariel: Lamentablemente es cierto que nos convertimos en reproductores de contenidos y prácticamente si buscamos la exigencia, nos convertimos en “profes rajones” o “profes gana panes”.

Johanna: Entonces ¿a qué apelamos?, ¿a la solidaridad entre pares?  ¡No existe eso! Porque cuando estaba en la escuela, si tenias alguna atao o llegabas con ideas nuevas, los profesores en vez de ayudarme, querían amortillar más mis errores o mis aciertos y al fin  al cabo les importa que no les aserruches el piso.

Jorge: Completamente de acuerdo.

Ariel: Pero si apelamos al valor moral del profesor, a que es un tipo bueno, que estudia por amor a lo que hace pero al momento de solidarizar y ayudar a su par, al parecer se les olvida o se hacen …

Johanna: Si , si es cierto, a mi me paso cuando era alumna que un día llego un Profesor de Castellano y nos dijo; “Hola, a mi no me gusta ser profesor, yo no estudie porque me gustara, sino porque mis papás me obligaron”. Entonces ¿Donde queda ese valor del tipo bueno? Yo siento que se ha perdido…

Jorge: ¿Y que es ser un buen tipo y aparte un buen profesor?

Ariel: Yo creo que uno nace con la vocación y eso cuenta que te transformai en un buen tipo.

Jorge: No sé, dudo al respecto.

Johanna: Opino parecido, pero esa opinión del tipo bueno y esas weas, son parte del imaginario que te inculcan las universidades.

Ariel: Mira, algunos tipos lamentablemente no cachan qué es ser profesor y como lo dije hace un rato, el espíritu del valor agregado no está, lo veo desde en el grupo de Factbook que te piden planificaciones o que hay algunos que se burlan de sus alumnos y otras realidades “ocultas o tabúes” que todos cachamos.

Johanna: Entonces qué es el profesor, pa que vamos a redondear en donde viene e concepto, no nos pisemos la capa… jajaja

Jorge : Jajajaa si po’ hueón

Ariel: Demás, pero de que sirve , si al final el tipo o la tipa que entra al colegio, quiere asegurarse el chancho, pero además reclama por todo y ese todo para mí es hasta donde te duela el bolsillo, yo cabros, llamo a esa hueá, dislexia ética… este constante doble discurso, pero llega el momento de reclamar, exigir y no están contigo… el pago de Chile.

Johanna : Sí, el gremio es como las hueas... jajajaja.

Jorge: Más que eso cabros, perdimos nuestro valor ético y moral, aunque tú Ariel dices algo de la “resignificación docente” y en ese sentido estoy de acuerdo, sobre que esa dignidad vuelva a quienes van a ser docentes deben ser modelos, tipos con un ensamble distinto.

Ariel: Sí, algunos dicen en sus volás filosóficas que el ser humano es digno, cosa que comparto 100%, pero el ser humano, no el profesor, el maestro… Él perdió su dignidad, su valor propio, el gremio perdió su norte.

Johanna: ¿Sabes lo que me apesta?, es que los profesores culpan al sistema, que la cantidad de alumnos o que el colegio, los sueldos, bla bla bla, pero quedan en eso: en nada… pero yo, Ariel, hablaría de revalorización docente…

 Jorge: Yo igual loco, opino lo mismo,

Ariel: Mmm, no sé, habría que profundizar más, creo que suena muy a dinámica de mercado… pero el rollo es otra cosa, sigue Johanna.

Johanna: Ya, mira lo que quiero decir es que ser profesor en estos días y tener pega es como una doble fortuna o un doble cueazo, pero que a veces no se mezcla bien. Si al final todos queremos ganar plata, pero también queremos un buen ambiente de trabajo y que nuestros alumnos no se encuentren con “profes pencas”

Jorge: Siento que existen pocas instancias de diálogo, de pensar en la educación más que como un sistema, sino como un medio de vida. Aparte ¿saben?, yo estoy esperando que este sistema caiga, me siento medio nihilista… y cuando pase eso voy a cachar que hacer…

Ariel: Yo no weon… aún tengo esperanza…

Johanna: Yo no.

Jorge: Mmm hay que ver que onda.

Ariel: Pidamos otro pitcher… y dejemos de hablar de pega… andamos muy Freire pa’ nuestras hueás

Jorge: Jajaj wena… sí, pidamos otro y hay que comprar puchos…

Johanna: Ya bakan, así nos desestresamos…

Ariel Meza

Licenciado en educación  UCSH