El espíritu de Paulo

"Al final el tipo o la tipa que entra al colegio, quiere asegurarse el chancho, pero además reclama por todo y ese todo para mí es hasta donde te duela el bolsillo, yo cabros, llamo a esa hueá, dislexia ética… este constante doble discurso, pero llega el momento de reclamar, exigir y no están contigo… el pago de Chile"

Cuando miramos el recorrer de las personas, sus logros, fracasos, sueños y trayectoria de vida, observamos que siempre hay alguien que estuvo detrás de uno de estos pasos, sin embargo el anonimato de quienes aportaron a que el ser humano desarrollara sus habilidades queda expuesto a las entrañas del “nn”.

¿Qué es ser maestro?

Hace unos días nos encontramos en un bar, Jorge, Johanna y yo, todos profesores de historia, tras pedir sus respectivos bebestibles y un cenicero, comenzamos nuestra tertulia como siempre estamos acostumbrados a ejercitar, no necesitamos ningún pie forzado para llegar a conversar de nuestra profesión.

Jorge: Sabi weon, estoy chato de que nos miren como si fuéramos maquinas de contenido

Ariel: ya que onda, ¿Porqué lo dices?

Johanna: yo creo que depende lo que pasan en la Universidad. Porque no sé… Las escuelas de pedagogía son súper distintas en cada universidad, hay algunos como los “profes” de básica que saben más del quehacer pedagógico en vez del contenido en sí, a diferencia de nosotros los de media.

Ariel: Y ¿Qué pasa con nosotros?

Jorge: Muchas veces tenemos que corregir las deficiencias de ellos, en relación a contenido a como escriben nuestros alumnos, y algunos se justifican que hay que buscar más la armonía de la convivencia escolar, pero que al fin y al cabo nadie se hace cargo.

Ariel: Lamentablemente es cierto que nos convertimos en reproductores de contenidos y prácticamente si buscamos la exigencia, nos convertimos en “profes rajones” o “profes gana panes”.

Johanna: Entonces ¿a qué apelamos?, ¿a la solidaridad entre pares?  ¡No existe eso! Porque cuando estaba en la escuela, si tenias alguna atao o llegabas con ideas nuevas, los profesores en vez de ayudarme, querían amortillar más mis errores o mis aciertos y al fin  al cabo les importa que no les aserruches el piso.

Jorge: Completamente de acuerdo.

Ariel: Pero si apelamos al valor moral del profesor, a que es un tipo bueno, que estudia por amor a lo que hace pero al momento de solidarizar y ayudar a su par, al parecer se les olvida o se hacen …

Johanna: Si , si es cierto, a mi me paso cuando era alumna que un día llego un Profesor de Castellano y nos dijo; “Hola, a mi no me gusta ser profesor, yo no estudie porque me gustara, sino porque mis papás me obligaron”. Entonces ¿Donde queda ese valor del tipo bueno? Yo siento que se ha perdido…

Jorge: ¿Y que es ser un buen tipo y aparte un buen profesor?

Ariel: Yo creo que uno nace con la vocación y eso cuenta que te transformai en un buen tipo.

Jorge: No sé, dudo al respecto.

Johanna: Opino parecido, pero esa opinión del tipo bueno y esas weas, son parte del imaginario que te inculcan las universidades.

Ariel: Mira, algunos tipos lamentablemente no cachan qué es ser profesor y como lo dije hace un rato, el espíritu del valor agregado no está, lo veo desde en el grupo de Factbook que te piden planificaciones o que hay algunos que se burlan de sus alumnos y otras realidades “ocultas o tabúes” que todos cachamos.

Johanna: Entonces qué es el profesor, pa que vamos a redondear en donde viene e concepto, no nos pisemos la capa… jajaja

Jorge : Jajajaa si po’ hueón

Ariel: Demás, pero de que sirve , si al final el tipo o la tipa que entra al colegio, quiere asegurarse el chancho, pero además reclama por todo y ese todo para mí es hasta donde te duela el bolsillo, yo cabros, llamo a esa hueá, dislexia ética… este constante doble discurso, pero llega el momento de reclamar, exigir y no están contigo… el pago de Chile.

Johanna : Sí, el gremio es como las hueas... jajajaja.

Jorge: Más que eso cabros, perdimos nuestro valor ético y moral, aunque tú Ariel dices algo de la “resignificación docente” y en ese sentido estoy de acuerdo, sobre que esa dignidad vuelva a quienes van a ser docentes deben ser modelos, tipos con un ensamble distinto.

Ariel: Sí, algunos dicen en sus volás filosóficas que el ser humano es digno, cosa que comparto 100%, pero el ser humano, no el profesor, el maestro… Él perdió su dignidad, su valor propio, el gremio perdió su norte.

Johanna: ¿Sabes lo que me apesta?, es que los profesores culpan al sistema, que la cantidad de alumnos o que el colegio, los sueldos, bla bla bla, pero quedan en eso: en nada… pero yo, Ariel, hablaría de revalorización docente…

 Jorge: Yo igual loco, opino lo mismo,

Ariel: Mmm, no sé, habría que profundizar más, creo que suena muy a dinámica de mercado… pero el rollo es otra cosa, sigue Johanna.

Johanna: Ya, mira lo que quiero decir es que ser profesor en estos días y tener pega es como una doble fortuna o un doble cueazo, pero que a veces no se mezcla bien. Si al final todos queremos ganar plata, pero también queremos un buen ambiente de trabajo y que nuestros alumnos no se encuentren con “profes pencas”

Jorge: Siento que existen pocas instancias de diálogo, de pensar en la educación más que como un sistema, sino como un medio de vida. Aparte ¿saben?, yo estoy esperando que este sistema caiga, me siento medio nihilista… y cuando pase eso voy a cachar que hacer…

Ariel: Yo no weon… aún tengo esperanza…

Johanna: Yo no.

Jorge: Mmm hay que ver que onda.

Ariel: Pidamos otro pitcher… y dejemos de hablar de pega… andamos muy Freire pa’ nuestras hueás

Jorge: Jajaj wena… sí, pidamos otro y hay que comprar puchos…

Johanna: Ya bakan, así nos desestresamos…

Ariel Meza

Licenciado en educación  UCSH