Becas v/s Vocación

 

Ya son dos años desde que el Gobierno de Chile impulsó la campaña Beca Vocación de Profesor.

"También creo que el Gobierno debe tener en cuenta que la buena formación pedagógica no sólo conlleva un buen profesor, sino que un buen plan de estudio y programas que desarrollen las aptitudes de los estudiantes. Por lo mismo, si las bases curriculares siguen como están y no se realizan nuevas reformas que ayuden a mejorar la educación, no sirve que los profesores estén capacitados, si el sistema no los acompaña"

El ideal de esta beca es potenciar a los buenos estudiantes del país para que elijan carreras de educación, así la calidad de los profesores será mejor y los estudiantes tendrán una mejor formación. Esta idea tiene lógica, ya que si los pedagogos tienen buen nivel, es de esperar que su metodología sea también de un nivel alto y que sus estudiantes sean mejores.

Para acceder al beneficio, los alumnos deben obtener en la PSU (Prueba de Selección Universitaria) 600 puntos o más y así la beca cubre el 100% de la matrícula y del arancel de la carrera. Los que tengan más de 700 puntos tendrán, además, una mensualidad de $80 mil (pesos chilenos) y para los que ingresen con más de 720 puntos, se suma el financiamiento de un semestre de intercambio en alguna institución extranjera.

Hasta acá todo bien, el problema de esta iniciativa, a mi parecer, es que no contempla todos los aspectos que influyen en una buena formación pedagógica, ni certifica que los buenos estudiantes escojan estas carreras en base a su vocación pedagógica, ni que posterior a su titulación sean buenos en la práctica. Es cierto que muchos estudiantes cuando son jóvenes y no tienen claro a que se van a dedicar, se ven influenciados por factores de dinero, familiares o por lo que le dice el medio en que se educan. Puede que muchos estudiantes si sean buenos profesores en un pronto futuro y que este incentivo sea el impulso para que ellos realmente potencien sus habilidades y hagan de este país un lugar mejor. Pero también es cierto que muchos de ellos, sólo escogen esta opción porque Chile es uno de los países donde la educación superior tiene los aranceles más altos a nivel mundial, donde la educación superior es un privilegio de pocos y que el acceso a la educación gratis es algo que se debe aprovechar.

También creo que el Gobierno debe tener en cuenta que la buena formación pedagógica no sólo conlleva un buen profesor, sino que un buen plan de estudio y programas que desarrollen las aptitudes de los estudiantes. Por lo mismo, si las bases curriculares siguen como están y no se realizan nuevas reformas que ayuden a mejorar la educación, no sirve que los profesores estén capacitados, si el sistema no los acompaña.

Pienso que aún falta mucho que hacer y solucionar, no sólo en la beca, si no que en todo lo que involucre hacerse cargo de algo tan importante como la formación de futuros profesores y tomar conciencia de que muchos (incluyendo quienes pagan por estudiar pedagogía) no están capacitados psicológicamente para enfrentar el mundo al cual se enfrentarán.

Quizá es sólo mi parecer, quizá los estudiantes que opten por esta oportunidad si serán buenos profesores y lograrán un buen desempeño a nivel pedagógico y aportarán con un gran avance al país. Algo que espero ver en tres años más, cuando estás generaciones salgan al mundo laboral.

Anuncios